Colombia sería marginado de Unasur si Uribe no acude a próxima cita

El ministro de Defensa ecuatoriano cree que otra ausencia del mandatario colombiano alejaría al país de cualquier integración suramericana.

El ministro ecuatoriano de Defensa, Javier Ponce, consideró el miércoles que el presidente de Colombia, Álvaro Uribe, se marginaría del proceso de integración suramericana si no acude a la reunión presidencial extraordinaria que estudia convocar en Argentina la Unasur por el caso de las bases militares.

"Si (Uribe) desiste de asistir se margina y se excluye de todo el proceso de integración. No quiero ni imaginarme una tontería así", dijo Ponce al ser consultado en el canal local Gama TV sobre qué ocurriría si Uribe no acude a la cita.

La posible reunión presidencial para tratar la negociación entre Bogotá y Washington para el uso de bases militares colombianas por parte de Estados Unidos se planteó en la ceremonia de traspaso de la presidencia pro témpore de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) de Chile a Ecuador.

En este encuentro, los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez; Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva; Argentina, Cristina Fernández; Bolivia, Evo Morales, y Ecuador, Rafael Correa, expresaron su preocupación por la negociación de ese acuerdo.

En la III reunión ordinaria de la Unasur, que se realizó en Quito, no estuvo presente el presidente de Colombia, país con el que Ecuador tiene rotas las relaciones diplomáticas desde marzo del año pasado.

La cita presidencial en Argentina aún está en estudio, mientras que Correa señaló que para el 24 de agosto estaba prevista una reunión del Consejo de Defensa Suramericano.

"Tenemos que definir en estos días en qué términos se haría (la reunión del Consejo) o si se va directamente a la reunión de presidentes de Buenos Aires", indicó Ponce.

El 1 de marzo de 2008 militares colombianos atravesaron la frontera en un operativo contra un campamento que las Farc habían instalado en territorio ecuatoriano.

Correa consideró dicho traspaso, sin autorización, como una violación a la soberanía de su país y rompió las relaciones diplomáticas, que aún no han sido restablecidas.