Correa inició segundo periodo con popularidad a la baja

Al comienzo de su primera gestión tenía una favorabilidad el 74%. Hoy es del 66%.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, tendrá que solucionar los problemas de desempleo y continuar con sus planes sociales en su recién iniciado nuevo período de Gobierno para contrarrestar una tendencia a la baja en su popularidad, dijeron el martes encuestadores.

Correa, que ha gozado de un alta aceptación desde que llegó por primera vez al poder en enero del 2007, asumió el lunes nuevamente las riendas de la presidencia del país por los próximos cuatro años, marcando un hito en el inestable país andino y prometiendo no apartarse del camino del socialismo.

Según la firma SP Investigaciones, que ha realizado estudios para el Gobierno, Correa asumió el nuevo mandato con un nivel de popularidad del 66 por ciento, unos 8 puntos porcentuales menos que en enero del 2007.

“Casi siete de cada 10 ecuatorianos evalúan positivamente la gestión del Gobierno”, dijo el director de la firma, Santiago Pérez, a un medio local, cuya encuesta fue aplicada el 8 de agosto a unas 2.160 personas en todo el país.

Pero, para mantener sus altos niveles de popularidad, Correa debe solucionar los problemas que más preocupan a los ecuatorianos como el desempleo y salarios, la seguridad y contar con más ayuda estatal directa en un país donde el 40 por ciento sobrevive en la pobreza.

El economista de 46 años formado en Estados Unidos y Europa prometió el lunes en su discurso inaugural “radicalizar” las acciones encaminadas a beneficiar a sectores excluidos por décadas y buscar mayores ingresos mediante agresivas negociaciones con inversores foráneos.

Para el gerente de la firma Market, Diego Peñaherrera, al tema económico se suma las confrontaciones políticas del mandatario con algunos sectores y un escándalo protagonizado por su hermano por contratos con el sector público, que habrían afectado temporalmente sus niveles de popularidad.

Un estudio de Market, cuyo dueño es un empresario crítico a Correa, reveló que la popularidad del mandatario descendió dramáticamente al 40 por ciento a fines de julio, desde el 84 por ciento que tenía hace más de dos años.   “Hemos pasado de un periodo de darle crédito al presidente a uno donde se va a pedir resultados.

La falta de solución a los problemas lleva a este desgaste continuo de los niveles de aceptación”, dijo Peñaherrera.

La encuesta fue realizada en Quito y Guayaquil a fines de julio, dijo el ejecutivo, sin especificar el número de consultados.

Correa ha emprendido en un plan de generación de empleo mediante el desarrollo de micro y medianas empresas en el sector de turismo, agricultura y comercio y ha anunciado la creación de un seguro de desempleo para proteger a los empleados, los mayores amenazados por la crisis mundial.

El Gobierno además emprendió en millonarios proyectos para mejorar la salud, la educación y la infraestructura vial, así como el aumento de las ayudas estatales directas a la población más pobre de la nación.

Temas relacionados