Rusia estudia pedido de armas por parte de Venezuela

Vladimir Putin se mostró dispuesto a impulsar una "alianza energética" entre ambas naciones.

El primer ministro ruso, Vladímir Putin, se mostró dispuesto a impulsar una "alianza energética" entre Rusia y Venezuela, y confirmó su disposición a estudiar los cuantiosos pedidos de armas presentados por el presidente venezolano, Hugo Chávez.

Putin aseguró al ministro venezolano de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez, que Rusia empleará "los equipos y tecnologías más modernos" para plasmar en la práctica sus planes de cooperación con Venezuela en el sector del petróleo y el gas.

Durante la reunión, que tuvo lugar en el balneario ruso de Sochi, en el mar Negro, Putin reafirmó el propósito de diversificar los vínculos económicos, pero subrayo que, hoy por hoy, "la cooperación energética es la locomotora de las relaciones bilaterales".

En concreto, dio las gracias al Gobierno de Caracas por la posibilidad brindada a las petroleras rusas de extraer crudo en la cueca del Orinoco, y destacó las "buenas perspectivas" que, asimismo, tiene para trabajar en Venezuela el consorcio gasístico Gazprom.

También destacó la importancia del proyecto de crear un banco ruso-venezolano para financiar proyectos conjuntos de inversión, inclusive en terceros países, ante todo en la esfera energética.

Agregó que ambos países tienen buenas perspectivas para cooperar también en los sectores de transporte, construcción de maquinaria y metalurgia, y anunció que acababa de firmar una resolución del Gobierno que pone en marcha el acuerdo bilateral de pesca.

Ramírez, recibido por Putin a petición expresa de Hugo Chávez para ultimar algunos proyectos bilaterales, informó de que en Rusia le esperaba una apretada agenda de negociaciones.

"Tenemos previsto un gran numero de encuentros y consultas, y estoy seguro de que conseguiremos fomentar una alianza energética los más ventajosa posible", señaló, según la agencia rusa Interfax.

Ramírez alabó los resultados de la reciente visita a Caracas del viceprimer ministro ruso, Ígor Sechin, durante la que se negociaron "numerosos proyectos conjuntos" de cooperación en los campos de la energía atómica y eléctrica y la industria alimentaria, entre otros.

También subrayó la importancia de la reunión de la comisión bilateral de cooperación que tendrá lugar en San Petersburgo los próximos viernes y sábado, con participación de sus copresidentes, Sechin, y el vicepresidente y titular de Defensa venezolano, Ramón Carrizales.

Informó de que, dentro de esta visita, Carrizales se reunirá con los directivos de las cinco compañías rusas que forman el Consorcio Petrolero Nacional creado para trabajar en Venezuela: Rosneft, Gazprom, Lukoil, Surgutneftegaz y TNK-BP.

Por otra parte, Putin se felicitó por la creciente cooperación militar con Venezuela, que en los últimos años se ha convertido en importante cliente de la industria armamentística rusa, y confirmó su disposición de estudiar nuevas solicitudes de armas.

"Nuestros contactos en el ámbito de la cooperación militar y técnica se desarrollan y estamos listos para estudiar las propuestas y pedidos de nuestros socios venezolanos en este campo" , aseguró el también ex presidente ruso, quien durante sus ocho años en el Kremlin impulsó los lazos con la Venezuela de Hugo Chávez.

El líder venezolano anunció hace una semana que en septiembre próximo prevé firmar en San Petersburgo "un acuerdo importante de armamento" que previamente ultimarían en Rusia Ramírez y Carrizales.

"Será un conjunto de acuerdos, no sólo de armas, pero será un acuerdo importante de armamento para incrementar nuestra capacidad (militar) operativa, la de nuestros sistemas defensivos, de nuestra defensa antiaérea, etc.", señaló.

Chávez confirmó que en conversación telefónica con Putin, le puso al tanto "de la amenaza" que representaría para Venezuela y otras naciones suramericanas "el tema de las siete bases" militares, "y quizás sean más" , que Colombia cederá a soldados de Estados Unidos.

Venezuela ha suscrito entre 2005 y 2007 contratos de compra de armas rusas por valor de más de 4.400 millones de dólares (3.106 millones de euros) , con lo que ha adquirido 24 cazabombarderos Sukhoi-30MK2, medio centenar de helicópteros de distintos tipos y 100.000 fusiles Kaláshnikov AK-103.

En Venezuela también se construyen dos fábricas para ensamblar por licencia fusiles rusos y producir municiones para los mismos, y se edifican talleres de reparación de aviones y helicópteros.

Según fuentes rusas, actualmente Venezuela negocia la compra de una amplia gama de armamentos, ante todo una gran partida de carros blindados y tanques, así como aviones de combate, sistemas de defensa antiaérea, submarinos y lanzaderas de misiles.

En particular, Caracas esta interesado en una veintena de sistemas de defensa antiaérea Tor-1, varios submarinos diesel y varias decenas de buques y lanchas de distinto tipo.

Según filtraciones, el problema para Moscú radica ahora en que no tiene disponibles algunos de esos armamentos, que debería retirar de su Ejército para suministrarlos a Venezuela, y en que Chávez pide otro crédito ruso para costear esas adquisiciones.

 

últimas noticias