Polémica por posible liberación de terrorista que mató a 270 personas

De las víctimas 189 eran estadounidenses, razón por la cual hay preocupación en ese país.

Edward Kennedy, John Kerry y otros cinco senadores estadounidenses han escrito al ministro de Justicia escocés para pedirle que no ponga en libertad al libio condenado por el atentado terrorista de Lockerbie, Abdelbaset Ali Mohamed Al Megrahi.

El ministro, Kenny MacAskill, debe decidir en las dos próximas semanas la suerte de Abdelbaset Ali Mohamed Al Megrahi, que sufre cáncer de próstata en fase terminal. MacAskill estudia la posibilidad de poner en libertad a Al Megrahi, de 57 años, por razones humanitarias o permitir al menos que cumpla el resto de su condena en su país natal, como ha pedido el gobierno de Trípoli.

En su carta, de la que informa este martes la BBC, los siete senadores norteamericanos califican el atentado de 1988 contra un avión de Pan Am que sobrevolaba la localidad escocesa de Lockerbie de “horrible acción terrorista internacional”.
 
En aquel atentado murieron 270 personas, 189 de ellas de nacionalidad estadounidense, entre ocupantes del avión y vecinos de Lockerbie. “Sabemos que el gobierno escocés comparte nuestro compromiso, y el del mundo, de apoyo a la justicia y oposición al terrorismo. Por eso le pedimos que garantice que (Al Megrahi) purgue en Escocia el resto de su condena”, escriben los senadores.

La propia secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, telefoneó también al ministro de Justicia para insistir en que el libio debe seguir en una cárcel escocesa. Este mismo martes el terrorista libio, que fue condenado en 2001 en Holanda a cadena perpetua, lo que significa que debe pasar un mínimo de 27 años en la cárcel, renunció al segundo recurso que ha presentado contra esa sentencia, lo cual facilitaría los trámites para su entrega a las autoridades de Trípoli.

Esta semana se rumoreó que Al Megrahi, al que se le auguran sólo tres meses de vida debido al cáncer que sufre, iba a ser puesto en libertad por razones humanitarias. La noticia suscitó reacciones encontradas entre los familiares de las víctimas, algunos de los cuales creen que los responsables del atentado son otros y que aquél es simplemente una cabeza de turco.

Al Megrahi fue condenado por su participación en el atentado perpetrado en 1988 contra un avión de Pan Am que sobrevolaba Lockerbie. En aquel acto terrorista murieron los 270 personas: todos los ocupantes del avión, de los que 189 eran estadounidenses, así como once vecinos de esa localidad escocesa.

Temas relacionados

 

últimas noticias

El mundo en 2018: Lo que dejó el año que pasó

El mundo en 2018: el año de los populistas