Exposición de fotos en Noruega muestra ballenas a tamaño real

Se toman 15 fotos instantáneas de las diferentes partes del animal y luego se unen.

Tomar fotos de ballenas es muy difícil, dicen los fotógrafos submarinos. El animal más grande del mundo es tímido y demasiado grande para reproducir al detalle.   Pero una nueva exposición en Noruega, la primera en la que se exhiben fotos de ballenas a tamaño real, utiliza la última tecnología para dar una visión más precisa e íntima de los grandes mamíferos.  

“Sensibles, inquisitivos y tranquilos. La mayor parte de la gente nunca tendrá la oportunidad de ver ballenas como éstas”, dijo Bryant Austin, ex investigador marino estadounidense que pasó gran parte de los últimos cinco años sacando primeros planos de ballenas.  

Para hacer una sola foto, una ballena tiene que pasar a una distancia de no más de dos metros de Austin, cuando el fotógrafo toma unas 15 instantáneas de las diferentes partes del animal con una cámara especializada.   Con una computadora de última generación y con software de edición de imagen, Austin junta las diferentes fotografías en una de todo el cetáceo, creando una ilustración detallada sin tener que sacrificar la sensación de las gigantescas proporciones del animal.  

“La mayoría de las ballenas son tímidas o, simplemente, no están interesadas en las personas, por lo que tienes que buscar los tipos curiosos o inquisitivos, lo que puede suponer bucear cada día durante tres o cuatro meses”, explicó Austin a Reuters.  

“Puede haber sólo dos o tres encuentros en un viaje así, en parte porque a las ballenas les gusta retorcerse para ver mejor, lo que hace más difícil modificar las fotos”, añadió.   Austin ha buceado con ballenas jorobadas en el Caribe, cachalotes en el Pacífico y ballenas de minke en Australia. La ballena azul, la mayor criatura que habita sobre el planeta, con una lengua del tamaño de un elefante, es demasiado tímida para acercarse.  

La exposición está en Noruega, uno de los únicos países del mundo que sigue cazando ballenas, desafiando un memorándum internacional.   En parte financiada por los grupos noruegos que se oponen a la caza de ballenas y diseñada para provocar un debate público sobre el tema, la exposición se encuentra en un museo en Sandefjord, un pueblo costero en el sur de Noruega.  

“Lo que ofrecemos supone un gran contraste con lo que se muestra en el museo”, dijo Austin.   “Muestro a la gente un primer plano íntimo y le doy a la gente una oportunidad para movilizarse”, añadió.   Algunas de las fotografías de la muestra “Eye to Eye” pueden verse en http://www.oyetiloye.no/aboutwhales.htm.

 

Temas relacionados

 

últimas noticias