Denuncian fraude electoral en Afganistán

El rival del presidente Hamid Karzai dijo que los comicios se realizaron bajo un fraude generalizado maquinado por el mandatario.

Dado que el recuento se está llevando a cabo desde la jornada electoral del jueves, el país está pendiente de que se conozcan los resultados oficiales, aunque el comienzo del mes de ayuno musulmán de Ramadán y una relativa calma han ayudado a reducir las tensiones en el país asiático.  

Un resultado electoral respetado por los candidatos y sus partidarios es crucial para el país y para el presidente estadounidense, Barack Obama, que ha hecho de la estabilización de Afganistán su prioridad máxima en política exterior.   Washington desplegó miles de soldados adicionales en Afganistán este año, en el marco de la nueva estrategia regional de Obama para vencer a los talibanes, pero sondeos muestran que el apoyo a la guerra de ocho años cae junto con el alza de la creciente insurgencia.  

“Pienso que es serio y que se está deteriorando, y lo he dicho en los últimos dos años, que la insurgencia talibana ha mejorado, está más sofisticada en sus tácticas”, dijo a la cadena CNN el almirante Mike Mullen, jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos.   Mullen dijo en el programa televisivo “State of the Union” de CNN que el general Stanley McChrystal, comandante de unas 102.000 tropas de Estados Unidos y la OTAN en Afganistán, aún no ha solicitado más tropas. McChrystal pronto entregará una evaluación de la guerra.
   
“Las informaciones iniciales que estamos recibiendo son alarmantes”, sostuvo. “Podría haber habido miles de violaciones en todo el país, no hay duda”, añadió.   Abdullah acusó a Karzai de “fraude generalizado” y su equipo ha registrado más de 100 reclamos a funcionarios electorales.   “Esto debe ser prevenido. Eso es crítico para la supervivencia del proceso y es crítico mientras preocupe la esperanza de una mejor vida del pueblo afgano”, afirmó Abdullah. 
 
En un comunicado enviado a la prensa, el organismo que supervisa las elecciones dijo que estaba abordando decenas de quejas, pero que no había muestras de que fueran a afectar directamente al resultado.
 
La Comisión Electoral Independiente también indicó que los resultados serían entregados el martes, y reiteró su advertencia a los candidatos de que no deberían emitir declaraciones prematuras.   Dos sondeos realizados antes de las elecciones pronosticaron que Karzai ganaría, pero sin una mayoría suficiente para impedir una segunda ronda contra Abdullah.   La Comisión de Quejas Electorales dijo que había recibido 225 denuncias, de las cuales 35 habían sido consideradas prioritarias.  

“Los alegatos que contienen las quejas que hemos recibido hasta ahora van de intimidación al votante, a violencia, urnas forzadas o injerencia de algunos funcionarios de la Comisión Electoral Independiente”, dijo Grant Kippen en una rueda de prensa.   Kippen indicó que la Comisión de Quejas Electorales estaba al tanto de las “significativas denuncias” respecto a irregularidades en la votación, pero no hubo cargos específicos contra candidatos individuales como Karzai.  

Millones de afganos desafiaron la violencia de los insurgentes talibanes para votar, en la que ha sido la segunda elección presidencial del país desde el 2001. Con el resultado aún no publicado y ambas partes reclamando la victoria, el enviado de Washington a la región, Richard Holbrooke, dijo que tanto Karzai como Abdullah han prometido respetar el resultado.  

“Así que la postura de Estados Unidos, y la de nuestros aliados de la OTAN, es unánime: tenemos que respetar la decisión de la Comisión Electoral Independiente”, dijo en una visita a la provincia occidental de Herat el domingo.

 

Temas relacionados