Chávez considera que es "difícil" el retorno de Zelaya al Gobierno de Honduras

El mandatario venezolano criticó a los militares que apoyaron el ‘golpe'.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, señaló que "a estas alturas es difícil pensar" que el depuesto mandatario hondureño, Manuel Zelaya, pueda regresar a Tegucigalpa a retomar las riendas del Gobierno.

Chávez dijo que ha pasado mucho tiempo desde que lo derrocó un golpe de Estado y que desde entonces los militares hondureños no han dejado de apoyar a las autoridades golpistas, así como destacados representantes del propio partido de Zelaya.

El gobernante señaló, en una llamada telefónica desde Libia al canal estatal Venezolana de Televisión, que esa estrategia estuvo clara desde el principio y que ahora se complementará con el "carnaval" de la campaña electoral que ya empezó.

"Advertí sobre lo que iba a pasar desde el mismo día del golpe, en Managua", recordó Chávez, para luego explicar que si el golpe hubiese sido de izquierda, las instituciones internacionales hubiesen sido mucho más diligentes para restablecer en Honduras el hilo constitucional.

"Si hubiese sido un golpe progresista, Estados Unidos hubiese ido con todo. Las instituciones internacionales tienen un funcionariado que forma parte de las clases dominantes del continente y nunca van a actuar a favor de la restitución de Zelaya", expresó Chávez.

Añadió también, que esas instituciones "utilizan la retórica de la democracia para lavarse la cara y no aparecer como golpistas, pero a todos esos les interesa que Zelaya no vuelva al Gobierno".

Consideró, además, que "cuando un golpe es de derechas recibe el apoyo velado de la derecha continental, de los medios de comunicación, de EE.UU., que son factores que juegan a favor de los golpistas".

Puso el ejemplo del mandatario colombiano, Álvaro Uribe, "que recibió en secreto a los golpistas, para darles apoyo".

Chávez manifestó que la puesta en escena del golpe incluyó colocar en la presidencia de Honduras a "un civil que es mas gorila que muchos de los militares gorilas de la historia latinoamericana, un civil con corbata al que la prensa, la dictadura mediática, ha destacado su rostro civil".

El gobernante venezolano también se refirió al papel desempeñado por EE.UU. y dijo que las posibles buenas intenciones del presidente Barack Obama y de sectores progresistas estadounidenses se han visto "neutralizadas" por las corrientes derechistas que dominan el Pentágono y otras instituciones del Estado.

Chávez señaló que la fase que ahora comienza en Honduras se centrará en copar el escenario mediático y político con las elecciones para que el golpe pase a un segundo plano o se olvide.

Indicó, sin embargo, que tiene la esperanza de que lo ocurrido en Honduras haya servido para despertar la conciencia de los hondureños y para sembrar un sentido de la libertad y la dignidad que podrían dar fruto en un futuro cercano.

Temas relacionados

 

últimas noticias

El pacto migratorio de la discordia

Venezuela: Cuando las elecciones ya no importan