Más de 100 muertos en enfrentamientos en Nigeria

El hecho se presentó entre pastores islamistas nómadas y residentes cristianos de una localidad cercana a la ciudad de Jos.

Más de 100 personas murieron en enfrentamientos el domingo entre pastores islamistas nómadas y residentes cristianos de una localidad cercana a la ciudad nigeriana de Jos, en el centro del país, dijeron testigos.

En enero, la violencia sectaria causó cientos de muertos en la misma zona. Residentes de Dogo Nahawa, al sur de Jos, dijeron que pastores Fulani de las colinas cercanas realizaron el ataque a las 03.00 hora local (0200 GMT), disparando al aire antes de asesinar con machetes a quienes salían de sus hogares.

Un testigo de Reuters que visitó la localidad contó unos 100 cuerpos apilados al aire libre. Pam Dantong, directora del Hospital Estatal Plateau en Jos, mostró a reporteros 18 cuerpos que habían sido llevados desde el pueblo, algunos de ellos carbonizados. Funcionarios dijeron que otros cuerpos fueron llevados a un segundo hospital en la capital estatal.

Gregory Yenlong, portavoz del Gobierno del Estado de Plateau, dijo que fueron asesinadas hasta 500 personas, aunque no hubo una confirmación independiente de ese dato. No estaba claro cuál fue la causa de la violencia. "Vinieron aproximadamente a las tres de la madrugada y comenzaron a disparar al aire", dijo Peter Jang, residente de Dogo Nahawa.

"Los disparos eran para sacar a las personas de sus casas y cuando éstas salieron las empezaron a atacar con los machetes", dijo el hombre, mientras mujeres lloraban detrás. Cuatros días de enfrentamientos sectarios en enero entre multitudes armadas con pistolas, cuchillos y machetes dejaron cientos de muertos en Jos, capital del estado Plateau, que se encuentra entre el norte musulmán y el sur, de mayoría cristiana.

El último episodio violento en la volátil región se produce en un momento difícil para Nigeria, cuyo presidente interino, Goodluck Jonathan, intenta hacer valer su autoridad mientras el líder del país, Umaru Yar'Adua, sigue demasiado enfermo para gobernar.

"Este es un acto de crueldad", dijo Da Buba Gyang, el tradicional gobernante del grupo étnico cristiano Berom en Jos. Jonathan desplegó cientos de soldados y policías para detener la violencia de enero, en la que líderes comunitarios dijeron que murieron más de 400 personas. Cifras oficiales de la policía estimaron los fallecidos en los enfrentamientos en Jos y sus alrededores en 326.

Yar'Adua regresó al país hace una semana y media luego de estar tres meses en un hospital saudita, donde fue tratado por una condición cardíaca, pero no ha sido visto aún en público.

Fuentes de la presidencia dijeron que permanece en una unidad móvil de cuidados intensivos. Además de la violencia en Plateau, también existe la posibilidad de nueva inestabilidad en el Delta del Níger, el corazón de la industria petrolera y de gas del país, luego de que un grupo militante escindido se adjudicó la responsabilidad la semana pasada de dos ataques a instalaciones de crudo.

Temas relacionados