Hospitalizado el disidente cubano en huelga de hambre

Guillermo Fariñas lleva 16 días sin comer en protesta por la detención, por parte de los Castro, de cubanos enfermos.

El disidente cubano Guillermo Fariñas, en huelga de hambre y sed desde hace 16 días, fue hospitalizado estre jueves tras sufrir un nuevo desmayo, una semana después de haber sido llevado al hospital por primera vez en estado inconsciente y deshidratado.

Fariñas perdió el conocimiento alrededor de las 13.45 (18.45 GMT) en su casa de Santa Clara, ciudad del centro de la isla, y fue trasladado al hospital provincial Arnaldo Milian Castro por familiares y periodistas que se encontraban visitándolo.

El médico personal del opositor, Ismel Iglesias, dijo a Efe que Fariñas amaneció “totalmente deteriorado”, con presión baja, taquicardias y síntomas visibles de deshidratación. Poco antes del desmayo, el director de un policlínico del sistema de Salud pública lo visitó con otros médicos y le pidió que lo acompañara en una ambulancia a una institución médica para hacerle un chequeo profesional, dado su deterioro.

El psicólogo y periodista, de 48 años, agradeció la “profesionalidad y humanidad” con la que los médicos lo trataron, pero insistió en que le tomaran las muestras en su casa Santa Clara, 280 kilómetros al este de La Habana.

Fariñas reiteró entonces que no abandonaría la huelga ni aceptaría ser hospitalizado mientras estuviera consciente. Los médicos, que finalmente aceptaron su negativa y le tomaron muestras de orina en la casa, no estaban presentes cuando poco después el disidente sufrió el colapso.

Fariñas comenzó su protesta hace dos semanas para pedir la libertad de 26 presos políticos cubanos enfermos, según ha dicho, y en protesta por la muerte del también disidente preso Orlando Tamayo tras un ayuno de casi tres meses. La semana pasada Fariñas fue hospitalizado tras sufrir un primer choque hipoglucémico, pero recuperó la consciencia y regresó a su casa después de recibir por vía intravenosa ocho litros de sueros fisiológicos con glucosa y otros azúcares.

Fariñas ha estado en la cárcel más de once años en las últimas décadas y ha hecho 23 huelgas de hambre desde 1995, una de seis meses en 2006, con intervalos en un hospital donde fue alimentado por vía intravenosa. En aquella ocasión exigía el acceso sin restricciones a Internet para todos los cubanos.

El Parlamento Europeo condenó este jueves por abrumadora mayoría la muerte de Zapata y exigió al Gobierno del general Raúl Castro la inmediata libertad de todos los presos políticos, unos 200, según la oposición.

Fariñas, de 48 años, pidió a Castro un gesto humanitario: que al menos excarcele a 26 presos de conciencia que están enfermos.

Temas relacionados