Ecuador rechaza ante la ONU informe sobre derechos humanos de EE.UU.

El Gobierno ecuatoriano desconoce la validez y la legitimidad del documento.

El Gobierno de Ecuador manifestó en la VIII Sesión del Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) su rechazo al informe sobre derechos humanos que presentó el pasado 1 de marzo el Gobierno de Estados Unidos, informó la Cancillería del país suramericano.

Durante el debate general en el Consejo de Derechos Humanos sobre el Examen Periódico Universal (EPU), la misión permanente de Ecuador ante la ONU "reafirmó el irrestricto apoyo de Ecuador" al EPU como "el único mecanismo idóneo y equitativo, reconocido por la comunidad internacional, para la evaluación de los derechos humanos en los Estados parte".

Además, según el comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores, los representantes ecuatorianos también expresaron "su rechazo y desconocimiento de validez, legitimidad o autoridad alguna a cualquier informe de otro Estado sobre la situación de los derechos humanos en otro Estado".

Esos informes están "alejados de los principios de universalidad, imparcialidad, objetividad y no selectividad, diálogo internacional constructivo y cooperación, condiciones sine qua non para un ejercicio serio y veraz sobre tan sensible y delicado tema", añadieron.

Al mismo tiempo, Ecuador invitó en el foro a la comunidad internacional para que reflexione "en profundidad sobre estos informes unilaterales y sesgados, ejercidos por Estados con complejo de gendarmes del mundo pero que no miran la realidad en su propia casa".

Informes como el de Estados Unidos "no cuentan con mandato alguno de la comunidad internacional y no buscan sino menoscabar el valor y sustancia del Examen Periódico Universal".

Además, "constituyen una afrenta y una amenaza al derecho internacional y al sistema de derechos humanos de las Naciones Unidas", agregó el comunicado.

El canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, anunció ayer que su país se dispone a hacer una recopilación de información sobre el respeto "o no" a los derechos humanos en Estados Unidos, que posteriormente hará pública.

En su informe anual, el Departamento de Estado felicitó en general al Gobierno de Ecuador por haber respetado los derechos humanos, aunque criticó supuestos excesos de la fuerza pública, la precaria situación en las cárceles y la confrontación del Ejecutivo con algunos medios de comunicación independientes, entre otros temas.

En una rueda de prensa, Patiño afirmó que "no es aceptable que un Estado unilateralmente quiera convertirse en el juez del mundo sobre los derechos humanos", función que corresponde, dijo, a los organismos multilaterales.