A Ecuador no le gustó que Colombia se retirara de audiencia del caso Aisalla

El viernes anterior estaba previsto que se debatiera el caso del ciudadano de ese país presente en el campamento de 'Raúl Reyes'.

El Ministerio ecuatoriano de Relaciones Exteriores calificó este domingo de “inoportuno” el abandono de Colombia, el pasado viernes, de la audiencia en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por la muerte del ecuatoriano Franklin Aisalla, ocurrida en 2008.

“El abandono de la audiencia convocada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para tratar el caso Aisalla, por parte del Jefe de la Delegación colombiana, es un acto inoportuno”, señala la Cancillería en un comunicado hecho público este domingo.

Añade que la exposición del Procurador, Diego García, y los abogados, así como la documentación presentada en Washington, “puso en evidencia la argumentación jurídica internacional que sustenta el caso ecuatoriano, de conformidad con las disposiciones de la Convención Americana sobre Derechos Humanos”.

Al presentar esta demanda, Ecuador ha buscado que las relaciones entre estados “se puedan construir en torno a la verdad, la justicia y el respeto irrestricto de los Derechos Humanos”, anota, tras insistir en que la Cancillería “considera como inoportuno el retiro de Colombia de la sala, luego de que el embajador de ese país realizara su exposición”.

“Lo deseable y lógico hubiera sido que la delegación colombiana respondiera -durante toda la Audiencia- las preguntas que formularon los comisionados como demostración de su voluntad por esclarecer este complejo asunto”, subraya.

Finalmente, la Cancillería observa que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos tiene “un gran reto” con este caso “porque puede marcar un precedente hacia el futuro para una relación armónica entre los estados”.

Los representantes colombianos, tras ofrecer su discurso, abandonaron el pasado viernes una audiencia pública que se realizaba en el tribunal internacional por el caso de Aisalla, un ecuatoriano muerto en un bombardeo colombiano en territorio de Ecuador contra un campamento clandestino de las Farc.

En esa operación, realizada el 1 de marzo de 2008, además de Aisalla murieron al menos 25 personas más, entre ellas el entonces número dos de las Farc, alias 'Raúl Reyes' y cuatro universitarios mexicanos.

Ecuador presentó a la CIDH, en junio de 2009, una comunicación interestatal en contra del Estado colombiano, para “que se reconozca la violación de los derechos humanos en la ejecución” de Aisalla, y tras la audiencia del viernes las autoridades decidirán si se admite esa demanda.