Al año mueren más personas por agua contaminada que por violencia

Así lo sostiene la declaración de ONU Agua presentada en Nairobi.

Cada año se arrojan a los lagos, ríos y deltas el equivalente al peso de la población mundial -cerca de 7.000 millones de personas- en forma de contaminación, por lo que es necesario que la comunidad mundial tome medidas para proteger y mejorar la calidad del agua en el planeta.

Así se afirma en la declaración de ONU Agua presentada este lunes en Nairobi por el responsable de dicho sistema, Zafar Adeel, durante una conferencia con motivo del Día del Agua, en la que participan expertos de diversas agencias y programas de Naciones Unidas, científicos, miembros del Gobierno de Kenia y el príncipe Guillermo de Holanda como presidente de la Junta Asesora del Secretario General de la ONU para el Agua.

"Cada año mueren más personas a consecuencia del agua contaminada que por todas las formas de violencia, incluida la guerra", afirma la declaración de ONU Agua presentada por Adeel.

Las pérdidas económicas ocasionadas por la falta de agua e infraestructuras sanitarias en África ascienden a unos 28.400 millones de dólares, el equivalente al 5 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB).

"La calidad del agua del mundo está cada vez más amenazada con el aumento de la población, la expansión de las actividades industrial y agrícola, mientras que el cambio climático amenaza con alterar el ciclo hidrológico global", destaca la declaración.

"Es hora de que haya un enfoque global" del problema, cuyas soluciones fundamentales se encuentran en la prevención de la contaminación, el tratamiento de las aguas y la restauración de los ecosistemas, añade.

La declaración señala cinco puntos de actuación: mejorar el conocimiento de la calidad del agua, expandir la comunicación y educación sobre el problema, un mejor enfoque financiero y económico, una mayor utilización de tecnología eficaz y el uso apropiado de herramientas legales, institucionales y reguladoras.

"Ya tenemos el conocimiento y la habilidad para proteger la calidad del agua, tengamos voluntad de hacerlo. La vida humana y la prosperidad depende de nuestra acciones de hoy", concluye la declaración.

Temas relacionados