Trabajadores de British Airways que fueron a la huelga perderán beneficios de viajes

La protesta se llevó a cabo entre el 19 y 21 de marzo.

La disputa entre los trabajadores de British Airways (BA) y la dirección se ha profundizado después de que la aerolínea informase de que el personal que secundó el paro el pasado fin de semana perderá sus beneficios de viajes.

Los empleados de BA reciben descuentos en los vuelos, dependiendo de la antigüedad, y ya habían recibido la advertencia del consejero delegado de BA, Willie Walsh, de que podían perder estas ventajas si iban al paro (del 19 al 21 de marzo).

Los miembros del sindicato Unite que decidieron secundar la huelga de tres días han recibido cartas en las que se les informa de que ya no disfrutarán de esos beneficios en sus viajes particulares.

"Nuestro personal de cabina sabía que si hacía la huelga podía perder sus viajes definitivamente", señaló un portavoz de la aerolínea británica.

"Se ofrecen grandes descuentos de viajes para los empleados. Esto es un beneficio no contractual que la compañía puede retirar a su discreción. La huelga tuvo un impacto en nuestras operaciones y nuestros clientes y sin duda vamos a sufrir costes adicionales y más pérdidas como resultado de ello", agregó el portavoz.

Un portavoz del sindicato Unite afirmó que esta medida es un reflejo de la actitud de "acoso" hacia los empleados, pero "el personal de cabina demostró el pasado fin de semana de que no será intimidado".

"Unite va a desafiar esta actitud vengativa de manera adecuada", agregó el portavoz sindical.

Según BA, los tres días de huelga le ha supuesto un coste de 21 millones de libras (unos 23,9 millones de euros).

Los trabajadores de cabina secundarán a partir del próximo día 27 otro paro, pero esta vez de cuatro días.

La huelga fue convocada en protesta por la propuesta de la dirección de BA que pretende, entre otras medidas, la eliminación de 1.200 puestos de trabajo, la reducción de la dotación del personal de cabina en los viajes de larga distancia, y la congelación de los sueldos de la plantilla durante un mínimo de dos años.

La compañía considera que los dos paros son injustificados y argumenta que sus medidas de ahorro responden a una cuestión de supervivencia ya que en los nueve últimos meses del año pasado sufrió pérdidas antes de impuestos de unos 380 millones de euros.

El sindicato Unite acepta que es necesario reducir costos, pero acusa a la dirección de BA de no haberle consultado.