Más 10 mil mexicanos exigen en Monterrey paz y fin de violencia de narcos

En la población aseguran que están "unidos por la paz".

Alrededor de 10.000 personas se concentraron en la ciudad de Monterrey, capital del estado de Nuevo León, fronterizo con los EE.UU., para exigir que regrese la "tranquilidad y la paz" a esa urbe mexicana y rechazar la violencia del crimen organizado que azota a la región.

La manifestación fue convocada por el gobierno de Nuevo León y se llevó a cabo en el Parque Fundidora de Monterrey, donde 10.000 personas vestidas de blanco gritaron consignas en favor de la paz, según cifras de la oficina de Protección Civil local.

"Es un día muy especial, histórico. Tenemos que estar unidos por la paz", afirmó el presentador de televisión Óscar Burgos, quien hizo las veces de conductor del acto.

El noreste de México, donde se ubica Monterrey, la segunda ciudad en importancia del país, vive actualmente una espiral de violencia derivada de la guerra que declararon los carteles de las drogas de Sinaloa, La Familia y del Golfo contra la organización narcotraficante "Los Zetas".

Esas organizaciones acusan a "Los Zetas" , antiguos socios del cartel del Golfo, de extorsionar y robar a la población, actividades de las que supuestamente ellos se abstienen.

Entre los oradores estuvieron además presentes madres de familia, jóvenes, un niño y varios presentadores de la televisión local, los cuales demandaron paz y tranquilidad en Monterrey "para que se pueda volver a caminar por sus calles y parques sin el temor de verse envuelto en una balacera" , como lo expresó Karla Panini, del canal Televisa.

El gobernador de Nuevo León, Rodrigo Medina, asistió como un "civil más" , y estuvo acompañado de su esposa y dos hijos.

En el acto participaron también sacerdotes católicos, pastores y rabinos, que solicitaron a los asistentes rezar por sus autoridades.

La llamada "Marcha de la Paz" culminó cuando los asistentes soltaron cientos de globos blancos y entonaron el Himno a la Alegría.

En la madrugada de hoy, la Policía Ministerial localizó una patrulla parcialmente calcinada del municipio de Ciénaga de Flores en el kilómetro 26 de la autopista Monterrey-Laredo.

En el interior de la patrulla, que presentaba decenas de tiros de armas de grueso calibre, estaba el cadáver de un oficial de la policía y otro más herido, precisaron agentes ministeriales.

Además, autoridades de San Pedro Garza García, un municipio de la zona metropolitana de Monterrey, capturaron a un narcotraficante que fue trasladado por policías y efectivos del Ejército a las instalaciones de la Procuraduría General de la República (PGR, fiscalía).

Antes de que el convoy que llevaba al detenido llegara a su destino, un grupo de pistoleros que viajaba en aproximadamente cinco camionetas intentó en vano rescatarlo, lo que derivó en un enfrentamiento armado en el que los delincuentes lanzaron granadas de fragmentación.

El tiroteo duró más de 20 minutos en el cruce de las avenidas Fidel Velázquez y Bernardo Reyes, dejando como saldo, hasta ahora, un soldado herido que fue atendido por personal de la Secretaría de la Defensa (Sedena).