Rafael Correa también carga contra Juan Manuel Santos

Mientras el presidente de Ecuador dice que el ex ministro es un peligro para la región, el canciller de ese país habla de buenas intenciones para restablecer relaciones.

“Es un peligro no solo para Ecuador sino para toda Latinoamérica”, aseguró este martes el presidente Rafael Correa refiriéndose al ex ministro de Defensa Juan Manuel Santos, quien dijo estar orgulloso de haber liderado el operativo contra 'Raúl Reyes'.

“Que venga un candidato a decir que ‘me siento orgulloso’ de seguir aplicando esa política de extraterritorialidad, por supuesto que es un peligro no solo para Ecuador sino para toda Latinoamérica”, comentó Correa, tras advertir que un nuevo caso de bombardeo implicaría respuesta militar de su país.

Entre tanto, el ministro ecuatoriano de Relaciones Exteriores, Ricardo Patiño, aseguró que su país continuará impulsando la normalización de las relaciones diplomáticas con Colombia pese al rechazo colombiano a las acciones judiciales en Ecuador por el bombardeo contra un campamento de las Farc en 2008.

“Nosotros creemos que las decisiones de los organismos judiciales deben ser respetadas. Nosotros no intervenimos en ellas y desde la Cancillería continuaremos impulsando la normalización de las relaciones con Colombia, independientemente de estas decisiones judiciales”, dijo Patiño.

Patiño se lamentó de que la Cancillería colombiana considere que las decisiones judiciales “no contribuyen” a mejorar las relaciones entre las dos naciones e insistió en que el Gobierno de Ecuador no interviene en las decisiones judiciales.

Resaltó que la normalización de las relaciones tiene que ver fundamentalmente con la voluntad política de ambos gobiernos para superar un impasse que, a su criterio, fue provocado “clara y absolutamente por el Gobierno de Colombia”. Aseguró que el bombardeo afectó las “relaciones cordiales” que ha habido entre los países y recalcó que el tema judicial no entrará en negociación “de ninguna manera. Nunca”.

El canciller insistió en la necesidad de que se entregue “información clara y transparente” sobre el bombardeo, al que calificó de “absolutamente ilegal en el derecho internacional”.

“No vamos a aceptar que una acción judicial legítimamente iniciada y continuada por los organismos competentes del Ecuador pueda afectar el restablecimiento de las relaciones con Colombia”, apuntó.