60 años esperando ser Rey

<p>Si cada cumpleaños de Carlos de Inglaterra se erige en un recordatorio de su larga espera para ocupar el trono, este viernes el heredero batirá un record en la historia británica al convertirse en el primer príncipe de Gales que alcanza los 60 años sin haber sido proclamado rey. </p>

La perspectiva de una sucesión sigue presentándose lejana hoy por hoy, habida cuenta la excelente salud de Isabel II quien, a sus 82 años, parece haber heredado los genes de la reina madre, fallecida centenaria.

Una semana trufada de actividades acompañará el estreno del príncipe como sexagenario, aunque la celebración propiamente dicha se circunscribirá al ámbito privado (al igual que sus costes) y correrá a cargo de las dos mujeres de su vida, la propia reina y su segunda esposa, Camila.

Carlos tiene una cita la noche del miércoles con lo más granado de la comedia británica, en una gala televisada que reunirá a actores populares como Rowan Atkinson --alias Mr Bean--, el ex Monty Piton John Cleese o el americano Robin Williams. La recaudación del espectáculo en un teatro londinense estará destinada al Prince's Trust, un paraguas de organizaciones benéficas presidido por el heredero.

El paso de los años, y probablemente la compañía de Camila, han atemperado el carácter distante de Carlos, hoy mucho más abierto y relajado a ojos de los británicos.

Ha sido la tozudez de su madre la que ha provocado la espantada del director Riccardo Muti (por diferencias sobre el programa) de una velada musical prevista el jueves en el palacio de Buckingham en honor del príncipe, y con los miembros de las familias reales europeas como invitados.

Una agenda repleta de actos oficiales en el día de su cumpleaños pretende subrayar el creciente papel oficial de Carlos en representación de Isabel II, un esfuerzo compensado con el creciente reconocimiento del público. Los años del Dianagate aparecen finalmente como un episodio lejano, aunque el príncipe sabe que nunca llegará ni siquiera a rozar la popularidad de la que gozara lady Di.

El efecto Camila sigue siendo difícil de medir. Aunque la duquesa se ha afianzado en el papel de consorte, una encuesta del diario Daily Telegraph acaba de confirmar que el público sigue resistiéndose a verla convertida en reina: tan sólo un 28% apoyaba esa idea hace un año; la cifra ha caído hasta el 17%. Más seductora en el ámbito de lo privado, Camila ha convencido al músico Rod Stewart para que actúe gratis en la fiesta privada que ofrecerá a su marido el sábado. Y que le entone, además del feliz cumpleaños, el poco sutil tema Do you think I'm sexy?

89923

2008-11-12T10:53:00-05:00

article

2008-11-12T13:57:03-05:00

none

Especial de El País

El Mundo

60 años esperando ser Rey

26

2388

2414