Asciende a 57 la cifra de contagiados por gripe aviar en China

Este fin de semana se registraron doce nuevos casos de la cepa H7N9 que ya ha llegado a Pekín.

Varias personas empiezan a utilizar tapabocas en China con el fin de evitar el contagio de la cepa H7N9./ AFP
Varias personas empiezan a utilizar tapabocas en China con el fin de evitar el contagio de la cepa H7N9./ AFP

La cifra de afectados en China por la nueva cepa del virus H7N9 alcanza ya los 57, después de que este fin de semana se registraran doce nuevos casos y se informara del primer contagio en Pekín, el de una niña de siete años con pronóstico favorable.

La menor, cuya identidad no ha sido revelada, aunque se sabe que su familia se dedica al comercio de pollo en el depauperado distrito de Shunyi de la capital china, está hospitalizada desde el jueves, según la agencia oficial Xinhua.

El medio, que cita autoridades locales y hospitalarias, asegura que las dos personas que mantuvieron más contacto con la niña, que se presume son sus padres, están sometidas a vigilancia médica desde entonces y no han mostrado ningún síntoma.

Asimismo, nadie de su entorno o escuela ha tenido que ser atendido por un posible contagio.

Los dos últimos casos conocidos se han registrado en la provincia oriental de Jiangsu, donde ya se habían producido contagios, sin que se conozcan aún más detalles.

Poco antes, la misma fuente confirmó cuatro infectados en la provincia oriental de Zhejiang, que ya había sufrido casos de contagio por la nueva cepa de gripe aviar.

Tres se han registrado en la ciudad de Huzhou y otro en Hangzhou.

Las autoridades informaron de que los pacientes, que fueron diagnosticados en el Centro de Prevención de Enfermedades de Zhejiang, se encuentran en condición grave.

También este lunes, la agencia estatal reveló que dos personas se habían contagiado en la provincia central de Henan, las primeras de las que se tiene constancia en esta región.

Se trata de un hombre de 34 años apellidado Ma, director de un restaurante de la ciudad de Kaifeng, en la citada provincia, que empezó a presentar síntomas de gripe el pasado 6 de abril.

Ahora se encuentra en condición crítica en una unidad de cuidados intensivos de un hospital de la localidad.

El otro afectado es un granjero de 65 años de la localidad de Zhoukou, quien está en condición estable tras recibir tratamiento.

Las 19 personas que han tenido contacto directo con los dos hombres no han desarrollado por el momento síntomas de gripe.

Hasta la fecha, se han detectado 57 contagios de la nueva cepa de gripe, de los cuales 11 han concluido en muerte y sólo uno, un menor, ha conseguido recuperarse del todo.

Únicamente durante el fin de semana, China ha confirmado doce nuevas infecciones: la primera en Pekín, otra en Shanghái, cuatro en Jiangsu (este), cuatro en Zhejiang (también en el este) y otras dos en Henan, las primeras del centro del país.

Se estima que Shanghái sigue siendo la metrópolis más afectada por el virus, seguida de cerca por las provincias orientales de Jiangsu, Zhejiang y Anhui.

La Comisión Nacional de Sanidad y Planificación Familiar asegura que entre las personas que han estado en contacto directo con los contagiados no se ha detectado ningún síntoma anormal ni que indique la menor "relación epidémica" entre todos ellos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), desde Ginebra, también descartó la posibilidad de una "epidemia", ya que, de momento, no se ha confirmado que el virus se transmita entre humanos.

Varias observaciones clínicas han demostrado que, si se trata al paciente como máximo cinco días después de mostrar los primeros síntomas, los métodos terapéuticos actuales en China "pueden ser eficaces" en el tratamiento de la enfermedad.

A raíz de algunas críticas ciudadanas, el Gobierno justificó el retraso en anunciar los contagios de la nueva cepa, cuyo primer caso tuvo lugar el 1 de marzo pero no se confirmó hasta finales de mes, en las investigaciones necesarias para constatar que se trataba de una nueva cepa de gripe aviar.