Asciende a 91 el número de muertos tras tornado en EE.UU.

Entre los fallecidos se cuentan 20 niños.

EFE

Al menos 91 personas, de las cuales 20 niños, murieron por un potente tornado con vientos de hasta 320 km/h que azotó el lunes las afueras de Oklahoma City, destruyendo a su paso centenares de edificios y dos escuelas, informó una fuente oficial al canal CNN. 

Una funcionaria de la oficina del forense estatal, Amy Elliott, dijo en una entrevista al canal de noticias que fueron encontrados los cuerpos de 40 personas entre los escombros de los edificios y los centros educativos barridos por el tornado. (Ver video)

Elliott dijo a la AFP que la mayoría de niños fallecidos tenía menos de 12 años.

El último balance oficial dio cuenta de 51 fallecidos.

El servicio meteorológico nacional calificó la fuerza del tornado como EF-4 en la escala de magnitud de estos fenómenos, lo que supone vientos que van desde los 260 hasta los 320 km/h, más importante que un huracán de categoría cinco.

"Sabemos que hay un gran número de heridos. Sabemos que hemos perdido muchísimas infraestructuras en esta comunidad y en todo el estado", dijo a la prensa la gobernadora de Oklahoma, Mary Fallin, sobre el tornado, que afectó principalmente a la localidad de Moore, de 55.000 habitantes.

"Hay muchas medidas de seguridad, tuberías de gas, cableado eléctrico que debemos revisar, pero no se puede hacer mucho a esta hora", explicó el jefe policial Jerry Sillings, refiriéndose a la dificultad de los equipos de emergencia de trabajar en la oscuridad de la noche.

De acuerdo con CNN, al menos 145 personas han sido hospitalizadas.

La cadena de televisión local KFOR, filial de NBC, había indicado anteriormente que había personas desaparecidas entre los escombros de la escuela primaria Plaza Towers.

Angustiados padres, mantenidos alejados por los equipos de emergencia, se agrupaban el lunes cerca de los escombros, según los medios locales, que mostraban decenas de miembros de los equipos de rescate buscando entre los restos.

El mortal tornado también afectó la escuela primaria Briarwood.

Entre las víctimas, de acuerdo con la cadena KFOR, habría una madre y su bebé que se habían refugiado en un refrigerador.

Desde un helicóptero, las televisoras locales mostraron decenas de hectáreas de casas completamente destruidas, con pilas de decenas de vehículos, paredes derrumbadas y gente caminando entre los escombros. Al menos un incendio fue reportado.

El alcalde de Oklahoma City, Mick Cornett, dijo en declaraciones a la cadena CNN que los primeros equipos de emergencia "han sido desplegados" y que "el Estado y la Guardia Nacional se involucrarán" en las tareas de rescate.

El centro médico de Moore fue evacuado, según un portavoz entrevistado por la misma cadena, y todos los pacientes fueron trasladados a otros hospitales.

Según la cadena News.9, refugios de emergencia fueron instalados en Oklahoma City, en especial en iglesias.

El tornado de Moore parecía amenazar la localidad de Meeker, ubicada al sur de Oklahoma City. Nuevas alertas de fuertes vientos fueron emitidas en Oklahoma y el vecino estado de Texas.

Jolly Joe, un residente de Moore, dijo a la Radio Pública Nacional que su barrio parecía una "zona de guerra". "Yo práctiamente no tengo casa", dijo. "Todavía estoy en shock. Fue intenso, no sé qué decir, era terrible".

El presidente Barack Obama "está siguiendo la evolución de la situación", dijo un responsable de la Casa Blanca, y la FEMA, los servicios federales de emergencia, están en alerta y dispuestos a prestar toda la asistencia necesaria.

Los tornados suelen afectar las planicies de Oklahoma, situadas en el llamado "Corredor de Tornados", pero rara vez alcanzan zonas habitadas como este lunes.

El domingo, nubes en forma de embudo fueron observadas en ciudades como Edmond y Shawnee, también en Oklahoma.

En Shawnee un tornado alcanzó un grupo de casas prefabricadas, dejando al menos un muerto, de acuerdo con Fox TV.

El domingo fue declarado el estado de emergencia en 16 condados del estado de Oklahoma.

El jueves pasado 10 tornados golpearon el vecino estado de Texas, matando a al menos a seis personas e hiriendo a decenas.

La localidad de Moore ya había sido destruida en parte en mayo de 1999, cuando un potente tornado mató a 41 personas.

 

Temas relacionados