La senadora Claudia López explica en El Espectador los siete mandatos de la consulta y qué se necesita para que sea de cumplimiento obligatorio para el Estado.

hace 1 mes

Así llega la economía a Panamá

Atraer inversión y promover comercio entre países es, según expertos, uno de los mayores potenciales del encuentro regional.

El presidente panameño, Juan Carlos Varela, ultima los detalles del encuentro que comenzará mañana en su país. /AFP

Las que llegarán a la Cumbre de las Américas, que se realizará los días 10 y 11 de abril en Panamá, son en su mayoría economías cabizbajas. Pese al optimismo y la certidumbre de estar presenciando un hecho histórico con la asistencia de Cuba por primera vez al encuentro, como síntoma del deshielo y de su reintegración a la región, las economías latinoamericanas aterrizan con un lastre a nivel político o económico.

Esta semana cayó el baldado de agua fría de la revisión a la baja del crecimiento de la economía regional este año por parte de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal). Como lo había anticipado Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Cepal, durante el encuentro del Foro Económico Mundial en enero pasado en Davos, Suiza, el organismo regresó a sus escritorios a hacer cuentas luego de que el Fondo Monetario Internacional anunciara una proyección a la baja con un tímido 1,3%. En diciembre pasado, la cifra estimada por la Cepal para 2015 era de 2,2%. El dato revelado esta semana habla de 1%.

El Cono Sur es el que sale peor librado. Su crecimiento se calcula cercano a cero, presionado por la mala hora de la economía brasileña, para la que se proyecta una contracción de 0,9%. Por demás, la crítica situación financiera de Petrobras, la empresa más grande de Brasil, lo trae opacado. Como alertaron expertos de Bridgewater al diario El País de Madrid, una quiebra de la estatal se llevaría por delante al sistema financiero nacional, “la mayor bancarrota industrial de la historia”.

América Latina trae a cuestas los efectos nocivos de la caída de los precios de las commodities, particularmente del petróleo. Estados Unidos, por su parte, llega con un dólar fuerte, mejoras en el mercado laboral y, en general, con una economía en recuperación. La atención sin duda está puesta en gran parte sobre el papel que Barack Obama desempeñará durante el encuentro.

El presidente de Estados Unidos “está buscando apoyo por su nueva política reciente en el acuerdo con Irán”, asegura Francesco Bogliacino, profesor de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional. En su opinión, Obama quiere afianzar el apoyo latino para mover a la opinión pública en su país y que el acuerdo con Irán prospere. El presidente de la economía más grande del mundo trae a su favor el anuncio de medidas que amparan a los indocumentados en su país, la designación de un enviado especial a los diálogos de paz en Colombia y, por supuesto, la apertura hacia Cuba.

Pero es claro que no todo juega a su favor. Los medios de comunicación y analistas se anticipan a decir que la actitud de Estados Unidos frente Venezuela, la afirmación de Obama según la cual el país suramericano representa una “amenaza para la seguridad nacional” y las sanciones a los altos funcionarios, sin duda serán temas de discusión. Ayer, una encuesta encargada por Telemundo mostró que 52% de los hispanos respaldan las sanciones decretadas por Obama. La otra mitad no.

Al parecer consciente de los tropiezos que podrían presentarse en el encuentro por las diferencias con Venezuela, y para calmar los ánimos, la Casa Blanca se pronunció. “Estados Unidos no cree que Venezuela represente alguna amenaza para su seguridad”, dijo Ben Rhodes, miembro del Consejo de Seguridad Nacional.

Si bien estos encuentros “no son de carácter ejecutivo”, según explica José Manuel Restrepo, rector de la Universidad del Rosario, están pensados para generar relacionamiento que luego se traduzca en acciones. Cuba, por lo menos, de acuerdo con Bogliacino, “va a aprovechar el clima de relajación en las relaciones con Estados Unidos para buscar inversiones en la isla, porque lo necesita”. Sobre la inversión extranjera en Cuba, su ministro de Comercio Exterior, Rodrigo Malmierca, dejó claro que las empresas estadounidenses no tendrán un “trato preferencial”.

Ese camino, el de buscar potenciales, puede ser el indicado. “Es un buen espacio para identificar fuentes de crecimiento, potencial en consumidores en la región, motivar comercio entre naciones”, dijo Restrepo. Los países, según él, deben reflexionar y empezar a actuar de cara a las previsiones de bajo crecimiento que tocan a toda la región.

***
 
Diálogo empresarial
 
Cerca de 800 empresarios de la región  presentarán a los presidentes asistentes a la Cumbre un documento con sus demandas para garantizar el crecimiento económico en la región, el cual fue elaborado en los días previos al evento, durante la II Cumbre Empresarial de las Américas. Este diálogo contó con el auspicio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y abordó temas como seguridad alimentaria, integración financiera, empoderamiento económico de las mujeres, energía, innovación social empresarial, infraestructura, logística y conectividad.
 
Detalles de la Cumbre
 
Bilaterales de Brasil
La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, se reunirá con los mandatarios de EE.UU., Barack Obama; México, Enrique Peña Nieto; Colombia, Juan Manuel Santos, y Haití, Michel Martelly, durante la VII Cumbre de las Américas en Panamá.
 
Asesoría colombiana
La Policía colombiana asesora a Panamá en seguridad para la Cumbre de las Américas. La asesoría se hace desde enero pasado por petición del presidente panameño, Juan Carlos Varela, con el propósito de garantizar el evento.
 
Cuba, fuera de la lista
Uno de los anuncios que podrían hacerse en Panamá sería el retiro de Cuba de la lista de países terroristas, en la que se encuentra desde 1992. El Departamento de Estado de EE.UU. está en la fase final del proceso de revisión del listado.
 
Presión a Venezuela
Varios expresidentes difundirán un comunicado durante la Cumbre para denunciar “la alteración democrática” del Ejecutivo venezolano. Algunos de los firmantes son Andrés Pastrana, Álvaro Uribe y Belisario Betancur.

 

[email protected]