Ataque aéreo "acaba" con la tregua en Siria

La tregua planteaba la posibilidad de una detención de los combates por primera vez, después de 19 meses movilización popular.

Una imagen general de Alepo, ciudad de Siria.
Una imagen general de Alepo, ciudad de Siria.AFP

Los aviones del ejército sirio bombardearon el sábado la región de Damasco, dejando ocho muertos y "acabando" con la tregua propuesta por el mediador internacional Lajdar Brahimi en Siria, según fuentes opositoras.

La tregua, aceptada por el régimen del presidente Bashar al Asad y el rebelde Ejército Sirio Libre (ESL) el jueves, con motivo de la fiesta musulmana del Aid Al Adha, había sido rechazada por el Frente al Nosra, un grupo yihadista rebelde que reivindicó la mayoría de los atentados de los últimos meses.

"El ataque aéreo fue contra un edificio en la ciudad de Arbín, provincia de Damasco, matando a ocho hombres que estaban en el interior. Es el primer bombardeo aéreo desde el anuncio de la tregua", afirmó Rami Abdel Rahman, del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

"La tregua se acabó", agregó.

La tregua planteaba la posibilidad de una detención de los combates por primera vez, después de 19 meses movilización popular contra Asad que se fue transformando en conflicto armada. Sin embargo, el Frente al Nosra rechazó el miércoles unirse a esta tregua, mientras que el régimen y el ESL se reservaban el derecho de responder a los ataques.

En un primer momento, el viernes por la mañana, el OSDH había afirmado que hasta entonces había bajado el número de muertos respecto a lo habitual en los últimos meses y también el número de "puntos calientes".

Los combates se libraban principalmente alrededor de la base militar de Wadi Deif, cerca de Maaret al Numan (noroeste), donde 10 soldados y cuatro rebeldes murieron en un asalto efectuado por hombres de Al Nosra, según la misma fuente.

El ejército respondió bombardeando la localidad cercana de Deir Sharqui.

Posteriormente, el alto el fuego se rompió por nuevos enfrentamientos, mortíferos coches bomba y una nueva promesa del régimen de dar caza a los "terroristas armados", términos que emplea el régimen para referirse a los rebeldes.

Los combates volvieron este sábado a causar estragos y un comandante rebelde en Alepo dijo que la tregua se había acabado.

"Esto es un fracaso de Brahimi. Esta iniciativa estaba muerta antes de nacer", dijo Abdel Jabbar al-Oqaidi, jefe del consejo militar del ESL en Alepo (norte), por teléfono.

Oqaidi insistió en que el ESL no rompió el alto el fuego y que se limitó a llevar a cabo acciones defensivas.

"Ayer (viernes) estuve en varios frentes y el ejército no paraba de bombardear", dijo Oqaidi. "Nuestra misión es defender a la gente, no somos nosotros quienes estamos atacando", aseguró.

La fiesta del Aid comenzó con una disminución de los combates y la televisión estatal mostró imágenes de Asad sonriendo y hablando con fieles en la mezquita de Damasco, pero la situación rápidamente de deterioró.

El OSDH afirmó de que 146 personas murieron en los bombardeos y en los enfrentamientos del viernes, entre ellos 53 civiles, 50 rebeldes y 43 soldados del ejército de Asad.

El sábado, murieron, al menos, 29 personas, incluyendo a 19 civiles, en todo el país, estimó el OSDH.

Entre ellas murieron cinco personas en un atentado con coche bomba en Deir Ezor, informó el OSDH. La televisión estatal acusó del ataque a los "terroristas" y dijo que la bomba fue puesta frente a una iglesia, causando importantes daños, pero no informó de víctimas.

Según el OSDH, más de 35.000 personas murieron en el conflicto, que comenzó como una protesta contra el régimen y derivó, tras lanzarse una violenta represión, en una guerra civil.

Brahimi esperaba que la tregua pudiera conducir a un alto el fuego de mayor duración, durante el cual alentar una solución política y llevar ayuda a las zonas afectadas.