Aún falta por localizar un colombiano tras terremoto en Nepal

22 de 23 connacionales desaparecidos fueron contactados vivos tras el protocolo de emergencia activado por la Cancillería. La cifra de muertos asciende a 3.000.

AFP

 Después de la tragedia ocurrida este fin de semana en Nepal, tras el terremoto de 7,8 en la escala de Richter, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia ha informado que 22 de 23 colombianos que inicialmente habían sido reportados como desaparecidos ya han sido contactados; sin embargo aún falta un connacional por localizar.

Según los reportes de familiares del colombiano, identificado como Luis Alberto Malagón, éste se encontraba en Katmandú en un viaje de turismo, sin embargo no ha sido posible tener razón de este, ni vía web ni en el hotel en donde se encontraba hospedado, puesto que las comunicaciones se encuentran caídas.

La cifra de muertos a causa del sismo ya asciende a 3.000 y a la tragedia se suma una situación de desabastecimiento de alimentos básicos y medicinas. El pasado 12 de abril la ONG californiana Geohazards International, que promueve proyectos para reducir el impacto de catástrofes naturales en países pobres, indicó en un informe: “Con un crecimiento de población del 6,5% anual, el Valle de Katmandú es uno de los de mayor densidad poblacional del mundo y los 1,5 millones de personas que ahí viven se enfrentan a un grave riesgo sísmico”. Tal como ocurrió el sábado 25 de abril, cuando un terremoto de magnitud 7,8 en la escala de Richter sacudió Nepal, dejando, según el último balance oficial, 3.218 muertos, por lo menos 6.500 heridos y ciudades totalmente destruidas. (Vea: Nepal: un grito de ayuda)

Las autoridades nepalíes trabajan en el desescombro de Katmandú y en la reapertura de carreteras en el valle central del país, la zona más castigada por el terremoto. También tratan de estabilizar el suministro de energía eléctrica, que actualmente se encuentra a un 75 % de acuerdo con fuentes de la compañía eléctrica.

El país sigue aún con enormes problemas de comunicación tras la réplica de 6,7 grados del domingo, una de las más de 40 que se han producido desde el sábado. No obstante, la intensidad de la actividad sísmica ha remitido de manera drástica en las últimas horas.

El Gobierno ha solicitado ayuda internacional de todo tipo para poder dar respuesta a las necesidades de la población y afrontar las tareas de rescate.
Varios países han enviado ya su ayuda y la comunidad internacional se moviliza para hacer llegar toneladas de suministros y ayuda a la nación asiática. Este es el terremoto de mayor intensidad en casi 80 años en el país del Himalaya y el peor que ha vivido la región en una década, desde que en 2005 un movimiento telúrico causara una tragedia de grandes proporciones en Cachemira, con un balance de más de 84.000 muertos.

 

Temas relacionados