Australia investiga una pista "alentadora" en la búsqueda del vuelo MH370

"Les pido que sean prudentes ya que trabajamos en un océano inmenso y dentro de una zona de búsqueda muy vasta", exjefe del Estado Mayor australiano, Angus Houston.

EFE

Australia, determinada a localizar las cajas negras del vuelo MH370 desparecido hace casi un mes, envió el domingo aviones y barcos para asistir a un buque chino que captó una señal, una pista "importante y alentadora" en un momento crítico de la operación de búsqueda.

Una segunda fuente sonora fue también localizada a 300 millas náuticas de la primera, en el Océano Índico, casi un mes después de la misteriosa desaparición el 8 de marzo del Boeing 777 de Malaysia Airlines, un período que corresponde también a la duración de las baterías de las cajas negras.

"Estamos en el 30º día de búsqueda y teóricamente la duración de las baterías de las cajas negras es de 30 días", recordó el responsable de las operaciones, el exjefe del Estado Mayor australiano, Angus Houston, en su rueda de prensa diaria.

Una sonda desplegada por un buque chino, el "Haixun 01", detectó el sábado una señal emitida durante 90 segundos, que podría corresponder a la de las cajas negras del aparato. Este navío había captado una señal menos precisa la víspera.

"Se trata de una pista importante y alentadora pero les pido que sean prudentes ya que trabajamos en un océano inmenso y dentro de una zona de búsqueda muy vasta", advirtió Houston.

"Las especulaciones y las informaciones no confirmadas pueden provocar una angustia terrible entre los familiares de los pasajeros y no quiero ponerlos bajo ninguna angustia emocional adicional en estos momentos tan difíciles", añadió.

El barco británico "HMS Echo" y el australiano "Ocean Shield", dotados ambos con detectores de cajas negras, así como aviones australianos, se dirigían el domingo hacia el sur del Océano Índico, para revisar la información proporcionada por el buque chino.

Un ruido de origen humano

"El hecho de que hayamos detectado dos señales, dos manifestaciones acústicas en ese lugar, es lo suficientemente prometedor para llevar a cabo un examen completo", explicó Houston.

Las cajas negras, equipadas con un localizador que se activa bajo el agua, son la principal esperanza para encontrar los restos del aparato y conocer las razones de su desaparición y del desvío de su trayecto inicial.

El fabricante de cajas negras, Honeywell Aerospace, confirmó que la señal localizada (en la frecuencia 37.5 kHz) corresponde a la que sería transmitida por el registrador de vuelo del avión extraviado.

Para Charitha Pattiaratchi, profesora de oceanografía costera de la Universidad de Australia Occidental, la detección de una señal en esta frecuencia es una noticia alentadora.

"La frecuencia 37.5 kHz es un ruido creado por el hombre. No existe ningún otro ruido en esa frecuencia", aseguró esta especialista.

"Una ballena, un delfín, la lluvia o un sismo submarino tienen una frecuencia completamente diferente", explicó.

En total, diez aviones militares, dos aparatos civiles y 13 navíos escrutaban este domingo las remotas aguas del Índico, donde se presume cayó el pasado 8 de marzo el avión de Malaysia Airlines que llevaba 239 personas a bordo cuando realizaba el trayecto Kuala Lumpur y Pekín.

La búsqueda se concentra en 216.000 kilómetros cuadrados en el Océano Índico, a unos 2.000 kilómetros al noroeste de la ciudad australiana de Perth.

Difícil recuperación de las cajas negras

En todo caso, si se logra localizar las cajas negras, las operaciones para recuperarlas a más de 4.000 metros de profundidad serán "extremadamente difíciles", señaló Angus Houston.

Las autoridades malayas creen que el MH370 cayó en el Índico lejos de la costa occidental australiana, tras desviar completamente su dirección.

El avión despegó de Kuala Lumpur, rumbo al norte. Pero, cuando estaba entre Malasia y Vietnam, cambió por completo de ruta hacia el oeste.

Hasta ahora no ha habido señales precisas de donde cayó, por lo que el primer ministro australiano Tony Abbott ha calificado la búsqueda en el vasto océano como la "más difícil de la historia de la humanidad".

Temas relacionados