Azerbaiyán llora la masacre de Jodyalí

En febrero de 1992, el ejército armenio asesinó a 613 personas, muchos de ellos fueron torturados de formas increíbles. Una tragedia que debe recordarse.

 Si el humano hubiera aprendido de la historia, quizás nunca se derramaría sangre en la tierra, no tendrían lugar las guerras, las madres no llorarían, los niños no se quedarían huérfanos… Qué pena, olvidamos, siempre analizamos la historia sin aplicar lo bueno, al menos, hasta ahora.

Si no lo hubiéramos olvidado no tendría lugar la I guerra mundial, y en la II no hubieran muerto millones de personas por la política de solo un puñado.
Si no lo hubiéramos olvidado, en Colombia no tendrían lugar las guerras que tanto daño hacen y no estaríamos obligados a oír la noticia de la muerte de millones de personas en Irak, Siria, África todos los días.

La masacre de Jodyalí es una de las páginas negras de la historia de la humanidad. Jodyalí era una ciudad pequeña en Azerbaiyán. Ahora esta ciudad no existe y nosotros hablamos de su pasado. Una ciudad en la cual sus habitantes, ancianos, niños, mujeres y jóvenes, fueron asesinados. Una ciudad que fue borrada del mapa. Esta masacre no tuvo lugar en la Edad Media que la llamamos la edad salvaje. Sucedió recientemente en la época de la civilización, en la cual los valores humanos se consideraban importantes. Fue el 26 de febrero del año 1992.

Desde 1988, con el apoyo del gobierno central soviético, Armenia que tenía política agresiva contra Azerbaiyán, aprovechó el caos en los años 90s y con el apoyo de las fuerzas exteriores conquistó a Daglig Karabagh y algunos territorios vecinos de este lugar. El esfuerzo de realizar la llamada "Armenia del mar al mar" de los ideólogos políticos armenios, terminó con la destrucción de las ciudades, la muerte de miles de personas inocentes, cientos de miles de desplazados azerbayanos de sus tierras.

Jodyalí era un pequeño pueblo de la región de Karabagh. El 26 de febrero de 1992, militares armenios cometieron genocidio contra los 7.000 habitantes de Jodyalí. Durante el ataque de las fuerzas armadas armenias, con la división motorizada 366 de la Unión Soviética, solamente había una población de 3.000 habitantes en la ciudad. Una parte importante de la población tuvo que abandonar la ciudad debido a que hubo un bloqueo durante cuatro meses por parte de los armenios.
Durante el genocidio de Jodyalí fueron asesinadas 613 personas, entre ellas 106 mujeres, 63 niños y 70 ancianos. Mil civiles fueron gravemente heridos, 1.275 fueron tomados como rehenes en la noche de la tragedia, muchos de ellos fueron torturados y asesinados en cautiverio.

Los armenios realizaron actos terribles a los sobrevivientes: les arrancaron la piel de la cabeza, les cortaron la cabeza y otros órganos del cuerpo, les sacaron los ojos a los niños, y les cortaron el vientre de las mujeres embarazadas. Durante el ataque fueron usados armas de calibre 5,45 y armas químicas, prohibidas desde entonces. Todo eso confirma que los armenios violaron los protocolos de la Convención de Ginebra, evadieron las reglas establecidas de la guerra generando un genocidio.

El periodista francés Jean-Yves Yunet fue uno de los testigos del a tragedia: “mataron a cientos de civiles-mujeres, niños y ancianos, así como los cuerpos de los que defendían Jodyalí fueron encontrados... Fue un hecho terrible. Yo he escuchado de las guerras, de muchos discursos de la brutalidad de nazi alemán. Pero los armenios los sobrepasaron asesinando a niños de las edades 5-6 años y los civiles”.

Krua l'Eveneman, en Magazine, revista francesa escribió: armenios atacaron Jodyalí. El mundo entero fue testigo de cadáveres desfigurados. Azerbaiyanos dan información sobre la muerte de miles de personas. El reportero del periódico Le Monde lo reportó así: mujeres y niños que se huyeron fueron disparados a quemarropa por las armas automáticas. A tres hombres les arrancaron la piel de su cabeza y les cortaron los dedos. El Sunday Times: tropas armenias asesinaron a cientos de habitantes de Azerbaiyán. Se dispara a estas personas sin cesar, los habitantes son apuñalados con las bayonentas y son picados con cuchillos. El oído de un niño fue cortado.

Los parlamentos de la República Checa, Colombia, México, Perú, Bosnia-Herzegovina, más de 15 estados de los Estados Unidos, Pakistán y otros países han reconocido oficialmente el genocidio de Jodyalí.

Desde 1994, hay Ateshkes (el convenio de cesar el fuego) entre Armenia y Azerbaiyán. Sin embargo, el conflicto sigue sin solución. Desde entonces muchas cosas han cambiado.

Azerbaiyán ha logrado un rápido crecimiento económico, la región se ha convertido en el estado más poderoso. Azerbaiyán, que ha puesto en marcha la implementación exitosa de los grandes proyectos de energía, hace una importante contribución a la seguridad energética de Europa. La pobreza se ha reducido de 49% a 5%. El problema del desempleo parece estar resuelto. Han puesto en marcha grandes proyectos de infraestructura. Se ha establecido una industria militar poderosa y se ha construido un poderoso ejército.

Como resultado de la política agresiva, Armenia ha sido aislado en todos sus proyectos regionales y transregionales. En el país domina pobreza y desempleo. La economía está en las malas condiciones. Muchos de los 3.000.000 habitantes de Armenia huyen para encontrar mejores oportunidades de vida.
Por la justicia para Jodyalí y para rendir a homenaje a sus víctimas, los azerbaiyanos están marcando el 26 de febrero como Día Nacional de Luto.

Que las tragedias como Jodyalí no se repitan.

* Encargado de negocios de Bakú en Bogotá

Temas relacionados

 

últimas noticias