Berlín se prepara para fin de año

Tras el atentado terrorista, la ciudad extrema medidas de seguridad para la celebración del 31 de diciembre.

La Puerta de Brandeburgo se ilumina con los colores de Berlín para conmemorar las víctimas del atentado.EFE


En Berlín empezaron los preparativos para la multitudinaria fiesta de Fin de Año junto a la Puerta de Brandeburgo, en esta ocasión bajo rigurosas medidas de seguridad tras el atentado de hace una semana contra un mercadillo navideño de la capital alemana.

El vallado en torno al recinto en que se desarrollará la fiesta, con el emblemático monumento como epicentro, quedará reforzado, así como la vigilancia por vídeo y la presencia de agentes policiales, de acuerdo a las nuevas disposiciones del titular de Interior de la ciudad-estado, Andreas Geisel.

El tráfico rodado quedó interrumpido ya el pasado viernes para toda la amplia zona junto al trazado previsto para la fiesta, de dos kilómetros de largo, a lo largo de la Avenida 17 de junio y hasta la plaza adyacente a la Puerta de Brandeburgo, donde quedará instalado el escenario principal.

A la multitudinaria fiesta acuden cada año centenares de miles de personas, aunque en sus últimas ediciones descendió algo la afluencia de público, mientras que asimismo se reforzaron ya las medidas de seguridad por la alerta antiterrorista que rige de forma general en Alemania y otros países europeos.

Hoy se cumple una semana del atentado cometido presuntamente por el tunecino Anis Amri, de 25 años, en un céntrico mercadillo navideño de la capital alemana, con un balance de doce muertos y medio centenar de heridos.

El ataque se produjo con un camión de alto tonelaje, que se lanzó sobre la zona peatonal y arrasó con casetas, puestos ambulantes y visitantes del tradicional mercado.

Amri fue abatido por la Policía italiana el pasado viernes, en una estación de metro de un barrio de Milán, después de que el sospechoso abriera fuego contra los agentes tras ser requerido a identificarse en un control de rutina.

Tras el ataque, el mercadillo de Navidad reabrió sus puertas el jueves siguiente y desde entonces la afluencia de visitantes ha sido la habitual en estas fechas.

En distintos puntos de la zona peatonal donde se produjo el atentado han quedado depositadas flores, velas y mensajes de solidaridad en recuerdo de las víctimas.

Tanto las autoridades de la ciudad-estado y capital alemana como el Gobierno federal de la canciller Angela Merkel han advertido de que, pese a la muerte del presunto autor del ataque, la alerta se mantiene alta, mientras prosiguen las investigaciones en busca de posibles cómplices de Amri.

El atentado fue reivindicado por Estado Islámico (EI), al que el tunecino juró fidelidad en un vídeo que fue difundido poco después de caer abatido en Milán.

Amri había llegado a Alemania a mediados de 2015, tras cumplir condena en Italia por delitos comunes y violencia, y se le consideraba peligroso por los servicios de seguridad por sus vínculos con el yihadismo.

últimas noticias

¿Qué está pasando con los jueces de Perú?

¿Hijos o mascotas?