Berlusconi aún no irá a la cárcel

El ex primer ministro de Italia recurrirá el fallo de un tribunal de Milán que lo halló culpable de fraude a través de una de sus empresas.

Silvio Berlusconi dejó su cargo de primer ministro en noviembre  de 2011.  / AFP
Silvio Berlusconi dejó su cargo de primer ministro en noviembre de 2011. / AFP

Actualmente no corren buenos vientos por las mansiones de Silvio Berlusconi, ex primer ministro de Italia y el hombre más rico del país. Un tribunal penal de Milán lo condenó a cuatro años de cárcel y a tres de inhabilidad política por el llamado “caso Mediaset”, una trama que la justicia viene investigando desde hace 10 años y en la que el magnate utilizó una de sus empresas para defraudar al Estado.

El juez Edoardo D’Avossa determinó que cuatro años de prisión eran el castigo justo, pero gracias a la ley de indulto aprobada en 2006 para descongestionar las cárceles de condenados a penas cortas, el tiempo de reclusión que la sentencia dicta es de un año. Sin embargo, aún resulta prematuro decir que Berlusconi irá a prisión: el fallo del tribunal es la primera instancia de tres que el sistema italiano contempla para este tipo de casos y el ex primer ministro ya anunció que recurrirá el fallo.

El caso Mediaset comenzó hace una década. La empresa perteneciente a la familia Berlusconi adquirió los derechos de transmisión de películas estadounidenses. Las investigaciones determinaron que el ex primer ministro no compró los contenidos directamente de sus propietarios sino de firmas intermediarias que alteraban el precio original de las producciones y permitía a Mediaset maniobrar con esa diferencia. El juez concluyó que bajo esta figura, la compañía tuvo la oportunidad de ahorrarse una fortuna en el pago de impuestos y crear fondos secretos que llegaban a cifras cercanas a los US$300 millones.

Por esa razón, la condena que actualmente pesa sobre Silvio Berlusconi lo obliga también a pagar una indemnización de US$13 millones. El caso Mediaset ha sido uno de los problemas más largos y mediáticos que haya enfrentado Il Cavaliere, en parte porque su rol político no permitió el avance de las investigaciones. De hecho, el juicio fue suspendido en 2008 por la llamada Ley Alfano —Angelino Alfano fue ministro de Justicia de Berlusconi—, que otorgaba inmunidad a los altos cargos del Gobierno. No obstante, dos años más tarde, la Corte Constitucional de Italia consideraría que dicha norma era ilegítima, lo que despejó el camino para que el proceso se reanudara a comienzos de 2011.

Apenas la semana pasada, Silvio Berlusconi, quien tuvo que dejar su cargo de primer ministro en noviembre del año pasado por el impacto de la crisis económica europea, renunciaba a su intención de aspirar nuevamente a encabezar el Gobierno. Aunque continúa siendo una de las figuras políticas del Pueblo de la Libertad (su partido), los escándalos han marcado su trasegar durante los últimos años.

Además del proceso por Mediaset, Il Cavaliere afronta una investigación por presuntamente haber pagado por el testimonio falso de un testigo en una investigación por irregularidades en el manejo de su conglomerado mediático, Finivest, y otra por prostitución infantil, en la que se le acusa de pagar por sexo a una mujer de origen marroquí, Karima el Mahroug, en 2010, cuando ella tenía 17 años de edad. Al respecto, Berlusconi ha dicho que son sólo amigos y que nunca ha tenido relaciones sexuales con Ruby, el nombre artístico de la mujer.

Temas relacionados

 

últimas noticias

La Venezuela del carné de la patria

El nacimiento de las armas fantasmas

La Venezuela del carnet de la patria