Berlusconi seguirá hospitalizado por sus problemas oculares

El ex mandatario alegó este problema de salud como legítimo impedimento para no acudir a las audiencias por el caso Ruby y el caso Mediaset.

Silvio Berlusconi fue condenado la semana pasada a un año de prisión por la publicación de manera ilícita de escuchas telefónicas en el diario "Il Giornale" /AFP
Silvio Berlusconi fue condenado la semana pasada a un año de prisión por la publicación de manera ilícita de escuchas telefónicas en el diario "Il Giornale" /AFP

El ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi permanecerá ingresado en el hospital San Raffaele de Milán, al menos hasta este lunes, debido a la inflamación que sufre en los ojos, según recogen este domingo los medios de comunicación.

La decisión fue anunciada por Alberto Zangrillo, uno de los médicos que atienden a Berlusconi en el hospital San Raffaele, donde ingreso el pasado viernes aquejado de una uveítis.

El ex mandatario alegó este problema en los ojos como legítimo impedimento para no acudir a las vistas por el caso Ruby y el caso Mediaset, dos de los procesos que tiene abiertos en Milán, y que estaban fijadas para el pasado viernes y sábado, respectivamente.

En el caso de la audiencia del viernes por el caso Ruby, en el que está acusado de incitación a la prostitución de menores y abuso de poder, los jueces aceptaron el legítimo impedimento y aplazaron la audiencia, en medio de las quejas de la Fiscalía, que denunció que se trataba de una estrategia para prolongar el juicio.

Por el contrario, los jueces del Tribunal de Apelación encargados del caso Mediaset, en el que Berlusconi está acusado de fraude fiscal y ya fue condenado en primera instancia, designaron a dos expertos para que visitaran al político conservador en el hospital y establecieran si su inflamación ocular justificaba su ausencia.

Los médicos señalaron que efectivamente Berlusconi sufre de problemas en la vista, pero rechazaron que estos fueran lo suficientemente graves para suponer un legítimo impedimento, por lo que los jueces decidieron proseguir con la audiencia, aunque sin la presencia de Berlusconi.

La decisión del Tribunal de Apelación milanés ha levantado las críticas de algunos de los correligionarios del ex primer ministro, mientras sus abogados manifestaron que con su actuación los jueces han demostrado que no son imparciales y que su defendido les resulta antipático.

La atención se centra ahora en ver qué sucederá mañana en la nueva audiencia prevista por el caso Ruby y si los jueces aceptarán el legítimo impedimento.

Berlusconi, por su parte, ha emitido un comunicado en el que asegura que "pese a todo sigue confiando en que la verdad será más fuerte que cualquier prejuicio e instrumentalización política, incluso de aquellas que provienen de quien debe pronunciar una sentencia en nombre del pueblo italiano en un proceso" en el que es "inocente".

Asimismo, Berlusconi señaló que ha pedido que no se celebre la manifestación que había sido organizada delante del Tribunal de Milán antes de la audiencia de mañana en protesta por lo que, sus seguidores, consideran una agresión de la magistratura al ex mandatario.  

Temas relacionados
últimas noticias