Buque militar de EE.UU. disparó a embarcación en el Golfo Pérsico

En momentos que crece la tensión con Irán, el Pentágono anunció este mismo lunes el envío de un portaaviones y su flota a la zona.

Un buque de suministro de la Marina estadounidense abrió fuego este lunes a una lancha de motor en el Golfo Pérsico. Como consecuencia del ataque un pescador indio murió y dos personas más resultaron heridas de gravedad. El incidente ocurrió cerca de Jebel Ali, un puerto situado al sureste de Dubai, en los Emiratos Árabes Unidos.

La Quinta Flota de Estados Unidos, con base en Baréin, había informado en un comunicado horas antes que los marineros de su patrullero "USNS Rappahannock" dispararon contra el barco porque este hizo caso omiso de sus aviso, pero en ese momento no se reportó víctimas.

"La tripulación estadounidense intentó repetidamente avisar a los operadores del barco de que se alejasen. Pero cuando estos intentos fracasaron, el equipo de seguridad de Rappahannock disparó con una ametralladora de calibre 50", agregó la nota.

El ayudante del ministro de Exteriores emiratí, Tareq Ahmed, citado por la agencia oficial WAM, explicó que el barco atacado era pesquero y que las autoridades emiratíes están investigando el incidente.

Tensión en el Golfo

Este mismo lunes, y mientras aumenta la tensión en la zona, el Pentágono anunció el envío de un portaaviones y su flota al Golfo Pérsico cuatro meses antes de lo previsto para mantener un mínimo de dos buques al mismo tiempo en la región.

"Hay una serie de factores que contribuyen a estos nuevos requerimientos y decisiones" indicó a la prensa Little, quien no quiso atribuir la medida a una amenaza concreta.

Según dijo, se trata de "una extensión de las capacidades" que ya tiene EE.UU. en la zona de Oriente Medio, una región que se enfrenta a una "variedad de desafíos".

"No es un secreto que Estados Unidos y nuestros aliados nos enfrentamos a una serie de retos de diversas fuentes", comentó, pero descartó que esté relacionado con la situación en Siria o la amenaza de Irán de cerrar el estrecho de Ormuz. En este sentido señaló que el Departamento de Defensa "es consciente siempre de los desafíos planteados por Irán, pero ésta no es una decisión basada solamente" en ello.

Actualmente hay dos portaaviones estadounidenses en la zona, el Abraham-Lincoln en el mar de Arabia y el Enterprise en el Golfo Pérsico.

El Mando Central mantiene una política que consiste en tener una presencia permanente en la región de 1,7 portaaviones de media anual, teniendo en cuenta la salida y entrada de los reemplazos, aunque en lo que va de año ha mantenido dos permanentemente, una tendencia que confirma el cambio de fecha del relevo del Enterprise.

Esta decisión de la marina estadounidense de reforzar su presencia militar en la zona se produce ante el agravamiento de la crisis entre EE.UU e Irán, después de que este último haya amenazado con bloquear Ormuz, vital para el abastecimiento mundial de petróleo, si continúan adelante las sanciones por su programa nuclear.