Buscan que 'The Guardian' revele sus fuentes en caso de 'chuzadas'

Alan Rusbridger, editor del diario, ha señalado que van a hacer todo lo posible por resistir la demanda.

La policía metropolitana del Reino Unido quiere conseguir un orden judicial bajo la Ley de Secretos Oficiales para que los periodistas del diario ‘The Guardian’ revelen sus fuentes confidenciales en el escándalo de las escuchas telefónicas.

Los oficiales de Scotland Yard consideran que la Ley de Secretos Oficiales habría sido quebrantada en julio cuando los reporteros del diario Amelia Hill y Nick Davies revelaron que ‘News of the World’ había 'chuzado' el teléfono de la familia de Milly Dowler, una joven de trece años asesinada. Scotland Yard ha pedido que revelen sus contactos.

Alan Rusbridger, editor de ‘The Guardian’, ha señalado al respecto que van a hacer todo lo posible por resistir la demanda, que consideran inadmisible.

El exministro de Trabajo y diputado laborista Tom Watson, que sacó a la luz parte de las escuchas del caso de ‘News of the World’, ha señalado que la petición policial “es un abuso escándaloso y totalmente inaceptable que después de que se estuvieran investigando durante una década las escuchas, la policía esté tratando de actuar contra ‘The Guardian’”. Fue el primer medio en destapar el escándalo.

La secretaria general del Sindicato Nacional de Periodistas, Michelle Stanistreet, ha explicado que la denuncia es “una grave amenaza para los periodistas. El Sindicato luchará para proteger su papel. Los periodistas deberían de ser condecorados en vez de criminalizados ya que hicieron público un gran escándalo”.

La protección de las fuentes es un principio esencial que ha sido reafirmado en numerosas ocasiones por las fuentes europeas. En el año 2007 un juzgado británico dejó claro que los periodistas y sus fuentes tienen protección bajo el artículo diez de los derechos humanos.

 

últimas noticias