Calma vuelve a Trípoli con plan de seguridad de ejército libanés

Las fuerzas armadas instalaron controles en las principales arterias de Trípoli, donde inspeccionan los vehículos y detienen a sospechosos.

Soldados libaneses patrullan el barrio de Bab al-Tabbaneh en Trípoli/ EFE
Soldados libaneses patrullan el barrio de Bab al-Tabbaneh en Trípoli/ EFE

La tranquilidad se restableció este miércoles en Trípoli, en el norte del Líbano, después de que el ejército pusiera anoche en marcha un nuevo dispositivo de seguridad tras convencer a los beligerantes de que cesaran las hostilidades, según medios de comunicación libaneses.

La calma se ha restaurado después de que el ejército comenzara a patrullar la calle Siria, que separa los barrios rivales de Bab el Tebaneh, de mayoría suní, y de Yabal Mohsen, con predominio alauí (chií), secta a la que pertenece el presidente sirio, Bachar al Asad.

Pese a que las partes aceptaron un alto el fuego, la pasada madrugada se escucharon algunos disparos esporádicos de francotiradores.

El comandante de la Brigada XII del Ejército libanés, acompañado por miembros de la policía, encabezó una de las patrullas a pie en la calle Siria, y los militares fueron aclamados por los residentes de esos barrios.

Las fuerzas armadas también instalaron controles en las principales arterias y rotondas de Trípoli, donde inspeccionan los vehículos y detienen a sospechosos.

Según fuentes policiales, diez personas han muerto y 28 han resultado heridas en los disturbios desatados en esta ciudad tras la muerte el viernes pasado del jefe de la Inteligencia de la Policía, general Wisam al Hasan, en un atentado con un carro bomba en Beirut.

El Ejército informó en un comunicado de que desde el domingo pasado ha detenido a unas cien personas en todo el país, entre ellas 34 sirios y cuatro palestinos, y de que se ha incautado de armas en registros a algunas viviendas.