Camarógrafo herido en violenta manifestación en Río está "muy grave"

Aún no se puede decir si fue golpeada por una bomba lacrimógena o un cóctel molotov.

Un camarógrafo de la cadena de televisión brasileña Bandeirantes, herido el jueves en la cabeza durante una manifestación en la mayor estación ferroviaria de Rio de Janeiro, está en estado "muy grave", informaron este viernes los médicos.

El cámara Santiago Andrade cubría una protesta a cuatro meses del Mundial de fútbol en Brasil contra el aumento del pasaje de autobús, que comenzó pacífica pero degeneró en violentos enfrentamientos dentro y en los alrededores de la estación Central.

"Andrade se encuentra en un estado muy grave en la unidad de terapia intensiva del hospital Souza Aguiar, donde fue sometido a una neurocirugía por el golpe en la cabeza. Está sedado y en coma", dijo un portavoz del hospital público en el centro de Rio.

Según el sitio de información de UOL, el camarógrafo perdió parte de la oreja y tiene un hundimiento en el cráneo.

La policía trató de evacuar a los manifestantes que invadieron la estación ferroviaria con gases lacrimógenos.

Fotos y videos difundidos por la prensa brasileña muestran el momento en que el cámara es alcanzado por una presunta bomba en medio de destellos y una humareda.

Según un comunicado del grupo Bandeirantes, "aún no se puede decir si la víctima fue golpeada por una bomba lacrimógena o un cóctel molotov".

La policía militar (PM) sostuvo que la bomba fue lanzada por los manifestantes, pero un reportero de la cadena Globo News dijo que el proyectil fue disparado por la policía.

El corresponsal de la BBC Wyre Davies auxilió a su colega brasileño, conteniendo la hemorragia hasta que llegó la ambulancia.

"No pude ver quien lanzó el artefacto. Cuando nos dimos cuenta, el camarógrafo ya estaba en el suelo, inconsciente", indicó Davies. "Dos minutos antes había manifestantes lanzando fuegos artificiales contra la policía", añadió.

Otras cinco personas terminaron heridas, entre ellas dos policías que recibieron piedras y están fuera de peligro. En total, 28 personas fueron detenidas, indicó la policía.

En junio pasado, el aumento de las tarifas de autobús desató las masivas manifestaciones durante la Copa Confederaciones de fútbol, cuyas reivindicaciones incluyeron luego la lucha contra la corrupción de la clase política y por mejores servicios públicos.

La Asociación brasileña de periodismo (Abraji) deploró que en lo que va del año tres periodistas han sido heridos en manifestaciones. En 2013, fueron 114 en todo el país. 

Temas relacionados