Canadá negó visa de turista a colombiana de 76 años por ser viuda

En tres ocasiones durante el último año y medio, el Gobierno del país norteamericano ha negado la entrada a Ofelia Chávez, al asumir que su intención real es quedarse indefinidamente allá.

AFP.

Una familia colombiana-canadiense denunció este viernes la "humillante" negativa del Gobierno de Canadá de conceder un visado de turista a una colombiana para visitar a su hija que vive en el país norteamericano por la aparente razón de que es viuda.

Christopher Campbell-Durufle, abogado e investigador especializado en legislación internacional sobre medioambiente y derechos humanos, y su esposa, Carolina Delgado, han intentado desde 2015 que la madre de Carolina, la viuda colombiana Ofelia Chávez, les visite en Canadá.

Pero en tres ocasiones en los últimos 18 meses, las autoridades canadienses han negado el visado de turista a Chávez, de 76 años, al asumir que su intención real era quedarse de forma indefinida a pesar de documentos y pruebas presentadas por la familia de su arraigo en Colombia.

Solo después de que la familia se puso en contacto con los medios de comunicación para contar su historia, el Ministerio de Inmigración y Ciudadanía de Canadá habló con ellos para ofrecer a Chávez un visado temporal de tres meses, no el de turista.

La familia también contó con la ayuda del diputado y líder del tercer partido político del país, el socialdemócrata Thomas Mulcair, que solicitó explicaciones a los funcionarios canadienses por el rechazo de las solicitudes de Chávez para obtener un visado de turista.

En una carta enviada a Mulcair, los funcionarios del Ministerio de Inmigración sugieren que la razón de la negativa es que Chávez es una viuda.

"En el caso que le interesa, una nota en nuestro expediente electrónico indica que la solicitante es una viuda y que no ha sido capaz de convencer a nuestros funcionarios de la oficina de visados de Bogotá de que está firmemente establecida en su país", señaló la carta.

Campbell-Durufle declaró a Efe que "nuestra experiencia nos ha permitido descubrir que hay una presunción de mala fe por la parte del solicitante, la presunción que se quiere emigrar de forma ilegal y que no respetará las condiciones de su visado, a pesar de que señaló en su carta que sí lo haría".

La última solicitud de visado estaba acompañada por cerca de 200 páginas de certificados y pruebas de los vínculos de Chávez con Colombia.

Campbell-Durufle expresó su frustración con el trato otorgado por las autoridades canadienses a su suegra.

"Es muchísimo más fácil para mí viajar a Colombia, que mi esposa venga a Canadá. Mis padres han ido dos veces a Colombia pero la madre de mi esposa todavía no ha podido venir. Hay un tremendo desequilibrio e injusticia en el tratamiento recibido por uno y otro Gobierno", declaró.

"Siempre me he sentido bienvenido en Colombia. Puedo comprar hoy un billete de avión y volar mañana a Colombia. Eso es algo que nuestra familia y amigos colombianos no pueden hacer y es muy frustrante", continuó.

Campbell-Durufle añadió que su suegra y toda la familia se sienten humillados por la experiencia.

"La primera vez que fue invitada (a Canadá) estaba muy contenta: quería ver dónde vive su hija. Pero los tres rechazos han sido humillantes. Ha viajado al Reino Unido y otros países de todo el mundo y es muy frustrante y humillante que sea rechazada así, por que sospechan que no va a respetar su visado", dijo.

En cartas remitidas por los funcionarios canadienses para justificar su negativa a conceder el visado, se señalan como razones para el rechazo que Chávez no tiene historial de viaje o que su hija vive en Canadá.

Pero Chávez tiene propiedades en Colombia, otros tres hijos y ha viajado en el pasado a Europa.

Chávez no es la única persona de la familia a la que Canadá ha negado el visado de turista.

"Un sobrino de mi esposa, estudiante de Medicina en Medellín, que tenía una carta de apoyo del rector de la universidad, también fue rechazado", dijo Campbell-Durufle.

"Sé que, por otra parte, Canadá quiere ser un defensor del multiculturalismo, la integración, la tolerancia, así como estar abierta a refugiados y solicitantes de asilo. No sé por qué han adoptado este planteamiento. Es contradictorio con la imagen que Canadá quiere emitir y las expectativas del público canadiense", dijo.

"Espero que el nuevo Gobierno liberal invalide este planteamiento", terminó declarando.

Temas relacionados