Canadá otorga libertad condicional al "niño soldado"

Omar Khadr pasó 10 años en la prisión militar de Guantánamo por crímenes de guerra.

Omar Khadr en 2010.AFP

Una jueza canadiense dijo que Omar Khadr, el "niño soldado" que pasó 10 años en la prisión militar de Guantánamo y que actualmente se encuentra en la cárcel en Canadá, podrá salir de prisión en libertad condicional.

La jueza June Ross dijo en su decisión que Khadr, quien en 2010 fue condenado por crímenes de guerra a ocho años de prisión por la muerte en combate en Afganistán de un soldado estadounidense, tiene derecho a ser puesto en libertad bajo fianza mientras apela su condena.

Ross señaló que Khadr, quien en la actualidad tiene 28 años, debe recibir la libertad provisional porque su solicitud de apelación es fuerte "y el riesgo a la seguridad pública no es tal que sea de interés público que permanezca en detención previa a la apelación, de manera que puede hacer su apelación irrelevante".

Poco después de hacerse pública la decisión judicial, el Gobierno del primer ministro canadiense, Stephen Harper, que durante años se negó a aceptar el retorno de Khadr a Canadá, dijo que estaba "descontento" y que apelaría la sentencia.

Khadr fue capturado malherido tras ser tiroteado en la espalda por soldados estadounidenses en 2002 durante un combate en Afganistán cuando tenía 15 años de edad.

El joven, cuyo padre Ahmed Khadr, un canadiense de origen egipcio murió en 2003 en Pakistán y está considerado como una persona cercana al fallecido líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden, fue acusado de lanzar durante el combate una granada que mató a un soldado estadounidense.

Según se reveló durante el juicio de Khadr en Guantánamo, el joven canadiense fue torturado en la prisión militar siguiendo las técnicas de "interrogación ampliadas" autorizadas por el expresidente estadounidense George W. Bush.

Finalmente, en 2010, tras ocho años en Guantánamo y cuando era el último occidental que permanecía detenido en la prisión militar, Khadr firmó una declaración en la que aceptó su responsabilidad por la muerte del soldado estadounidense a cambio de una condena de ocho años de prisión y la posibilidad de ser transferido a Canadá.

Tras ser trasladado a Canadá en 2012, en contra de los deseos del Gobierno de Harper, Khadr apeló la condena, rechazó haber lanzado la granada que mató al soldado estadounidense y dijo que la confesión había sido extraída bajo torturas.

A pesar de las pruebas de que Khadr sufrió torturas durante su estancia en Guantánamo y de ser la primera persona en casi 100 años en ser juzgada por crímenes de guerra cometidos cuando era un menor, el Gobierno de Harper dijo que "se declaró culpable de crímenes atroces".

Khadr permanecerá en prisión hasta que el 5 de mayo se celebre una vista judicial para decidir las condiciones de su libertad provisional.

Su abogado, Dennis Edney, señaló hoy que una vez puesto en libertad, Khadr viviría con él.

 

últimas noticias