La carretera que divide a Bolivia

Desde hace un mes, un grupo de indígenas protesta por la construcción de una carretera de 300 kilómetros que atravesará el parque ecológico Tipnis.

Una carretera de 300 kilómetros, financiada principalmente por Brasil y cuyo trazo atravesará el parque ecológico Tipnis, una zona en pleno centro del país rica en flora y fauna y donde habitan desde tiempos ancestrales varios pueblos nativos, tiene a la administración de Evo Morales viviendo una de las crisis más graves de todo su gobierno.

Desde hace un mes, un grupo de indígenas comenzó una marcha que pretende llegar hoy a La Paz, para protestar por la construcción en la reserva ecológica. En su recorrido, los indígenas han protagonizado violentos enfrentamientos con la fuerza pública.

El sábado, cuando la marcha se acercaba a la población de Yucuno, el ministro de Relaciones Exteriores, David Choquehuanca, se acercó a los indígenas para negociar. Pero, en vez de un diálogo, el canciller fue obligado a unirse a la marcha, que desbordó a la barrera policial que intentaba detenerla. En el país temen lo peor, pues ya un grupo de indígenas aliados a Morales anunciaron que les saldrán al paso a los indígenas de la marcha para evitar su avance hacia La Paz. En una medida desesperada, el Gobierno emitió anoche un comunicado en el que los invita a negociar. Morales también anunció la celebración de un referendo para definir la construcción de la carretera: “Vamos a consultar a los departamentos de Cochabamba y Beni, que ellos digan sí o no”.

“La situación es complicada”, afirmó el defensor del pueblo de la región del Beni, Luis Revollo, quien dijo que “es necesario apaciguar los ánimos”.

Temas relacionados
últimas noticias