La carta de Malala a las niñas secuestradas por Boko Haram

En la misiva, a un año del rapto de las menores, la premio Nobel de Paz paquistaní les dice que “son sus heroínas” y que siempre “las va a apoyar”.

“Espero con anticipación el día en que pueda abrazar a cada una de ustedes, rezar juntas, y celebrar su libertad con sus familias. Hasta ese momento, manténganse fuertes, y nunca pierdan la esperanza. Ustedes son mis héroes”. Estas palabras, reseñadas por el portal CNN en español, hacen parte de la carta abierta enviada por la premio Nobel de Paz paquistaní, Malala Yousafzai, a las 219 niñas secuestradas por el grupo extremista nigeriano Boko Haram el 14 de abril del año pasado. Las menores fueron sacadas a la fuerza de la Escuela Secundaria Gubernamental de Chibok, un pueblo de mayoría cristiana, ubicado cerca de la frontera con Chad y Nigeria.

El 5 de mayo, el jefe de este grupo terrorista fundamentalista, Abubakar Shekau, sostuvo, como forma de justificar el plagio, “que las niñas no deberían ser escolarizadas, sino servir como esposas”. “Como ustedes, yo fui blanco de militantes que no quieren que las niñas vayan a la escuela”, dijo Malala, una de las protagonistas de la campaña que se ha realizado a nivel mundial para que el grupo Boko Haram, responsable de una infinidad de ataques en Nigeria, Chad y Camerún, devuelva sanas y salvas a las niñas.

“No podemos imaginar el grado del horror que han soportado. Pero por favor sepan esto: nunca las olvidaremos. Siempre las vamos a apoyar”, añade Malala. La Unicef ha dicho que prepara una nueva campaña para pedir no sólo por la liberación de estas menores, sino, además, por el fin de los ataques por parte de Boko Haram que han producido el desplazamiento de 800 mil niños habitantes del norte de Nigeria, epicentro de la barbarie fundamentalista.

En su carta, Malala se refirió, igualmente, al nuevo presidente nigeriano, Muhammadu Buhari, y a su promesa de recuperar a las niñas. “Hay razones para tener esperanza y optimismo. Las fuerzas de Nigeria están recuperando territorio y protegiendo más escuelas. El presidente electo Muhammadu Buhari se ha comprometido a hacer de su liberación una prioridad y prometió que su gobierno no tolerará la violencia en contra de mujeres y niñas”.

Una tarea que el gobierno nigeriano no ha cumplido. La misma Malala lo dijo en su carta: “En mi opinión, los líderes de Nigeria y la comunidad internacional no han hecho lo suficiente para ayudar. Ellos deben hacer mucho más para ayudar a asegurar su liberación. Yo estoy en medio de muchas personas que presionan para que ellos se aseguren de que sean liberadas”.

Malala –sobreviviente de un ataque en 2012, perpetrado por los talibanes, quienes rechazan que las mujeres estudien– se refirió a estas 219 niñas como sus hermanas y recordó haber pasado su cumpleaños 17 en Nigeria junto con las familias de estas menores, cuyo paradero es todavía desconocido. Algunos afirman haberlas visto en la ciudad de Gwoza, pero nada de esto ha sido comprobado. Se cree que permanecen en una región montañosa cerca de la frontera con Chad y Camerún.

De acuerdo con informe revelado hoy por Amnistía Internacional, Boko Haram ha secuestrado, desde el año pasado, a 2.000 niñas. Muchas de las cuales, al parecer, han sido esclavizadas sexualmente. La comunidad internacional solo espera que, en el caso de las niñas de Chibok, no se cumpla un nuevo aniversario con ellas desaparecidas.

Lea el artículo Malala a niñas secuestradas en Nigeria: "Solidaridad, amor y esperanza" en CNN

Temas relacionados