La carta del niño de 11 años que se suicidó por acoso escolar

El menor, originario de España, aseguró haberse lanzado por la ventana pues era la "única forma de no volver al colegio". No es el primer caso que se denuncia en el plantel.

tomada de elmundo.es

 Las huellas del maltrato infantil causado por adultos (básicamente los padres) en las víctimas están ampliamente documentadas: mayor riesgo de sufrir ansiedad, depresión, de abuso de drogas o de intentos de suicidio, además de peores resultados académicos. Pero, ¿qué consecuencias tiene el acoso escolar?

Las secuelas que dejan las humillaciones, los insultos, las burlas, la marginación del grupo, los golpes o las vejaciones repetidas por parte de los compañeros son peores que las provocadas por el maltrato en el entorno familiar según estudios. Y el caso de Diego, un niño de 11 años de Madrid, es reflejo de esto.

Este miércoles el diario El Mundo de España documenta el suicidio de este menor, atribuido al acoso escolar. La carta que deja Diego antes de saltar por la ventana deja ver un niño “maduro” que justifica lo hecho y pide perdón a sus padres por el dolor que les pueda causar. (Vea también: Sergio Urrego: un caso que no se debe repetir)

La carta la encontró Carmen González, madre de Diego, quien entró en pánico al no encontrar al niño en su cuarto, pensó que había escapado. No obstante, luego encontró una nota en la cornisa de la ventana que decía “mira en lucho”. Lucho, explica González al medio español, era el muñeco favorito de Diego y junto a él estaba un cuaderno con la nota de su suicidio.

“Les digo esto porque no aguanto ir al colegio y no hay otra manera para no ir. Espero que por favor algún día puedan odiarme un poquito menos”, escribe el menor quien agrega: “pido que no os separéis papá y mamá, sólo viéndolos juntos y felices yo seré feliz. Os echaré de menos y espero que un día podamos volver a vernos en el cielo. Bueno, me despido para siempre”.

El caso preocupa en entre los padres del colegio de Diego, ‘Nuestra Señora de los Ángeles’, pues, solo 15 días antes del suicidio de este niño, se conoció de un caso de otra alumna del plantel. María de 15 años recibe clases en casa pues segura no soporta ir a este lugar. 'Los profesores dejaban que las otras niñas me vejaran porque decían que eso me hacía más fuerte', contó María al diario El Mundo, que documenta que anteriormente la niña había intentado suicidarse.

Los padres de Diego han emprendido una lucha jurídica para que las autoridades pongan la lupa en las directivas del plantel. «En ese colegio están pasando cosas raras y, al menos, hay que investigarlo», asegura el padre del menor fallecido, no obstante la juez de Instrucción 1 de Leganés se dispone a archivar la causa.

(Tomada de El Mundo)

 Lea aquí la historia completa en El Mundo.es

Temas relacionados