Casa Blanca: Putin responsable de pirateo electoral

La Central de Inteligencia (CIA) ya había responsabilizado a Rusia de ayudar a Donald Trump a ganar las elecciones presidenciales del 8 de noviembre con ciberataques contra los demócratas.

El principal objetivo de Vladimir Putin, según fuentes, era vengarse de Hillary Clinton. AFP

Aunque la Casa Blanca atribuyó este jueves al presidente ruso, Vladimir Putin, la responsabilidad directa de los ciberataques que interfirieron en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, lo cierto es que hay discrepancia dentro de las agencias de seguridad estadounidenses sobre el papel de Rusia. 

"No creo que estas cosas ocurran en el gobierno ruso sin que Vladimir Putin lo sepa", aseguró Ben Rhodes, principal consejero del presidente Barack Obama, al canal de televisión MSNBC.

"Todo lo que sabemos sobre cómo funciona Rusia y hasta qué punto Putin controla el gobierno sugiere que, cuando hablamos de un ciberataque de estas características, estamos hablamos de las esferas más altas del gobierno", dijo Rhodes.

"En última instancia, Vladimir Putin es responsable de las acciones del gobierno ruso", destacó el asesor del presidente.

La CIA concluyó en un informe secreto revelado la semana pasada por The Washington Post que Rusia había intervenido con sus ciberataques en la campaña electoral con el fin preciso de ayudar al republicano Donald Trump a ganar. El presidente electo rechazó con virulencia esas denuncias.

La acusación ya había sido rechazada el jueves por Moscú. "Los absurdos no se basan en ningún fundamento", declaró Dimitri Peskov, portavoz del Kremlin.

Quién dice qué

La oficina del Director Nacional de Inteligencia (DNI) y la Agencia Central de Inteligencia (CIA) discrepan sobre los objetivos de la injerencia del Kremlin en las pasadas elecciones a la Casa Blanca que ganó Donald Trump.

Por un lado, la CIA llegó a la conclusión de que Rusia intentó ayudar a Trump a ganar las elecciones, dado que lanzó ciberataques contra los dos principales partidos pero solo sacó a la luz la información sobre los demócratas y no la de los republicanos.

La oficina del DNI, por el otro, coincide con la CIA sobre una injerencia del Kremlin en los comicios, pero cree que el objetivo nunca fue ayudar a Trump, según fuentes gubernamentales citadas la cadena Fox News.

El Buró Federal de Investigaciones (FBI) también concluyó a finales de octubre que el objetivo de la injerencia rusa fue "alterar" la campaña estadounidense y no ayudar a Trump.

Las conclusiones de la CIA, sin embargo, crearon mucha controversia en Washington y miembros del Congreso, algunos de ellos republicanos, ya preparan una investigación sobre el asunto.

Por su parte, Trump dijo no creer que Rusia interfiriera en el proceso electoral en su favor y opinó que esa teoría de CIA fue "impulsada" por la oposición demócrata porque están "avergonzados" por su derrota en las elecciones presidenciales y se resisten a aceptarla.

Otras fuentes de inteligencia

Funcionarios de inteligencia estadounidense creen que el presidente ruso, Vladimir Putin, estuvo involucrado personalmente en el ciberataque durante la campaña para la elección estadounidense, como parte de una venganza contra Hillary Clinton, informó NBC News.

El propio Putin dio instrucciones de cómo filtrar y usar el material pirateado de los demócratas estadounidenses, aseguró la cadena de televisión NBC citando a dos altos cargos con acceso a esta información.

Los funcionarios dijeron tener "un alto nivel de confianza" en esta nueva evaluación, indicó la NBC.

El fin de semana pasado, el diario The Washington Post informó de una evaluación de la CIA según la cual Rusia había pirateado los correos electrónicos de individuos e instituciones estadounidenses con el fin de inclinar la elección a favor del candidato republicano, Donald Trump, quien finalmente fue elegido presidente.

Se dice que Putin nunca perdonó a Clinton por cuestionar, durante su etapa como secretaria de Estado, la integridad de las elecciones parlamentarias de 2011 en Rusia, y la acusó de instigar las protestas callejeras.

Los funcionarios de inteligencia dijeron a la NBC que los objetivos de Putin en el presunto ciberataque inicialmente eran vengarse de Clinton.

Pero se convirtieron en un esfuerzo más amplio para mostrar que la política estadounidense está corrompida, y, en palabras de uno de los funcionarios, "dividir a aliados clave de Estados Unidos al crear la imagen de que [otros países] ya no podían considerar a Estados Unidos como un líder global creíble".

Reacciones

La congresista republicana Ileana Ros-Lehtinen dijo hoy que considera "alarmante" cualquier tipo de intervención extranjera en las elecciones de EE.UU., en referencia a la posibilidad de que Rusia haya influenciado los pasados comicios presidenciales.

"No soy seguidora de Rusia, no soy seguidora de Vladímir Putin (presidente de Rusia). Es un Gobierno represivo, todos deberíamos estar preocupados de cualquier intervención foránea en las elecciones", expresó la congresista cubano-estadounidense por Florida en una rueda de prensa en Miami (EE.UU.).

Ros-Lehtinen dijo que se trata de un hecho que debe preocupar por igual a republicanos y demócratas, quienes deben pronunciarse sobre este "serio asunto".
La republicana dijo que espera una investigación sobre el caso y que las audiencias en el Congreso sobre el tema deben ser abiertas a todos.