Casi la mitad de una ciudad nigeriana fue destruida en choques con islamistas

180 personas perdieron la vida.

AFP

Casi la mitad de la remota ciudad nigeriana de Baga resultó destruida e incendiada como consecuencia de los ataques entre tropas regulares y sospechosos islamistas que dejaron decenas de personas muertas, dijo un oficial de los equipos de rescate.

"Por lo menos el 40% de la ciudad fue destruido por el fuego. Hay muchos residentes desaparecidos y por ahora asumimos que se han refugiado en los montes", dijo este funcionario, quien pidió no ser identificado.

Varias decenas de personas murieron en combates entre militares y presuntos islamistas cuando las tropas atacaron un escondite de los insurgentes en el noreste de Nigeria, declaró una fuente gubernamental el lunes.

Estos enfrentamientos se registraron en la remota aldea de pescadores de Baga el viernes pasado, y obligaron a sus habitantes a escapar del pueblo, que también es un pequeño centro de comercio en las orillas del Lago Chad.

Esta aldea se encuentra en el estado de Borno, un bastión de los islamistas de Boko Haram, considerados culpables de numerosos ataques en el norte y el centro de Nigeria desde 2009."Decenas de personas" murieron en los combates del viernes, dijo un responsable del gobierno del estado de Borno que solicitó el anonimato.

El portavoz militar del estado de Borno, el teniente coronel Sagir Musa, dijo que las informaciones de los medios de comunicación de que unas 180 personas murieron en los choques eran "excesivamente infladas".

Un responsable del gobierno local que también pidió el anonimato dijo que los vecinos señalaron muertes entre los rebeldes, los soldados y los civiles. Un vocero de la Agencia Nacional de Gestión de Emergencias (ANGE), Abdulkadir Ibrahim, dijo que su personal llegó a Baga, pero que las comunicaciones eran difíciles y que era prematuro intentar evaluar la magnitud del ataque.

ANGE está tratando de distribuir "ayuda humanitaria a las víctimas", señaló Ibrahim.Un informe preciso del número de muertos, así como las versiones de que unas 2.000 viviendas fueron destruidas, "no pudieron ser verificados en forma independiente", agregó.

Por su parte, el portavoz de la Cruz Roja, Nwakpa O. Nwakpa, declaró que se trató de un ataque importante. Pero "por el momento no conocemos el número de muertos", agregó."Cuando la situación esté clara, (el personal de la Ruz Roja) entrará" al lugar, agregó.

 

 

Temas relacionados

 

últimas noticias

Las cicatrices de la esclavitud en Brasil

¿Cómo es sobrevivir sin empleo en Argentina?