CEDH condena a Rusia por impedir que estadounidenses adopten niños rusos

Rusia deberá pagar una indemnización de 3.000 euros por daño moral a cada pareja o persona que tramitaba la adopción de 27 menores rusos entre 2010 y 2012.

Pixabay

Prohibir las adopciones de niños rusos a familias estadounidenses únicamente en base a su nacionalidad es discriminatorio, estimó el martes la Corte Europea de Derechos Humanos (CEDH), que condenó a Rusia a pagar una indemnización.

El asunto fue sometido a esta corte europea por 45 estadounidenses que entre 2010 y 2012 tramitaban la adopción de 27 niños rusos. Muchos de estos niños sufrían graves problemas de salud, que exigían atención médica especializada.

El trámite de adopción, que estaba apunto de concluir, fue interrumpido debido a la entrada en vigor el 1 de enero de 2013 de una ley que prohibía a ciudadanos estadounidenses adoptar a niños rusos.

Esta ley, condenada por Amnistía Internacional y Human Rights Watch, fue adoptada en represalia a una ley estadounidense que sancionaba a funcionarios rusos por la muerte en prisión en 2009 del abogado ruso Serguei Magnitski.

La CEDH constató en este caso que los ciudadanos estadounidenses recibieron un trato distinto, lo que constituye una "discriminación ilícita".

Rusia por su parte anunció su intención de apelar la decisión.

Moscú "examinará la decisión de aquí a tres meses y preparará un fundamento jurídico (...) para presentar un recurso ante la CEDH", indicó el ministerio ruso de Justicia en un comunicado.

"La introducción de restricciones legislativas para la adopción en Rusia no violó ninguna norma internacional y estaba en consonancia con la Constitución de Rusia", aseguró el ministerio, haciendo hincapié en "la necesidad de garantizar la protección efectiva de los intereses de los niños".

El gobierno había presentado esta medida como una manera de alentar la adopción de niños rusos por familias nacionales y de proteger a menores rusos tras presuntos casos de malos tratos de niños adoptados en Estados Unidos.

La CEDH subrayó que un acuerdo bilateral que entró en vigor en 2012 entre los dos países preveía garantías contra los malos tratos y reafirmaba que la adopción internacional de un niño ruso es posible únicamente en caso de que no pueda ser colocado en el seno de una familia rusa.

Por lo tanto, la CEDH estimó de forma unánime que Rusia violó el artículo de la Convención Europea de Derechos Humanos que prohíbe las discriminaciones y el que protege el derecho a la vida privada y a la familia.

La Corte condenó a Rusia a pagar a cada pareja o persona concernida una indemnización de 3.000 euros por daño moral.

Temas relacionados