La cena benéfica que Clinton y Trump convirtieron en un nuevo "ring"