Centro comercial de Nairobi reabre sus puertas dos años después de matanza

El lujoso complejo comercial, frecuentado por la clase media y los expatriados, sufrió muchos destrozos en el ataque en septiembre de 2013 de estos insurgentes afiliados a Al Qaida.

AFP

El centro comercial Westgate de Nairobi, la capital keniana, reabrió sus puertas este sábado, casi dos años después de un ataque de los islamistas somalíes shebab que causó al menos 67 muertos durante cuatro días de asedio.

El lujoso complejo comercial, frecuentado por la clase media y los expatriados, sufrió muchos destrozos en el ataque en septiembre de 2013 de estos insurgentes afiliados a Al Qaida.

Después de una pequeña ceremonia de inauguración en presencia del gobernador de Nairobi, Evans Kidero, unos 50 clientes hacían cola para ser los primeros en entrar en el edificio, en cuya entrada se ha instalado un detector de metales.

"Estamos impacientes porque (...) podemos demostrar al mundo que el terrorismo no podrá abatirnos", declaró Ben Mulla, de 34 años, herido en el ataque.

"Había ido para un almuerzo de negocios. El tiroteo era intenso, me escondí detrás de unas plantas. Vi a cuatro terroristas (...) Me dispararon, una bala rebotó en la pared y alcanzó mi pierna. Mataron a un guardia justo delante de mí", contó.

"Eran jóvenes. No tenían emociones. Parecían disfrutar con lo que hacían. Nunca olvidaré sus caras, nunca en la vida", añadió.

Los shebab reivindicaron la matanza y dijeron haber atacado el centro comercial en represalia por la implicación militar de Kenia en la vecina Somalia, inmersa en el caos desde hace dos décadas.

Las tropas kenianas integran la AMISON, una fuerza militar de la Unión Africana que apoya al gobierno de Mogadiscio frente a los insurgentes.

Desde el Westgate, los shebab cometieron más ataques en Kenia. En abril perpetraron una matanza todavía más sangrienta en la universidad de Garisa (nordeste), que se saldó con 148 muertos, principalmente estudiantes.

Estos ataques asestaron un duro golpe a la economía keniana, muy dependiente del turismo.

Temas relacionados