Centroamérica y Tailandia también sufren el rigor de las lluvias