Chávez salta al ruedo

Con una rueda de prensa, el presidente de Venezuela dio inicio a su campaña de cara a las elecciones del 7 de octubre.

Hugo Chávez apareció ante las cámaras, con una imagen usual pero en un contexto diferente: era la primera vez en los últimos seis años que se dirigía a la gente más como candidato que como mandatario. Fue la primera rueda de prensa que ofreció con el tema de las elecciones del próximo 7 de octubre como centro, una especie de lanzamiento de la campaña con la que aspira a permanecer en el Palacio de Miraflores por un período más.

Después de comenzar citando unas líneas de El general en su laberinto, de Gabriel García Márquez, el presidente-candidato se dirigió a Venezuela con su nuevo logo de campaña tras él: un corazón con los colores de la bandera venezolana y el eslogan “Chávez corazón de mi patria”. Así, con todos estos arreglos, el jefe de Estado comenzó a hablar del futuro, a decir “presente” cuando algunos dudaron que su estado de salud estuviera lo suficientemente bien para encarar la campaña.

Chávez empezó por llamar a los suyos para acudir a las regiones donde, en sus palabras, no hay “claridad sobre la revolución” que vive su país, marcando el camino de la que será su estrategia: “Esta campaña electoral que comienza debe consolidar la conciencia para seguir avanzando a otros estratos donde no pudiera haber claridad o confusiones de las cuales se vale la burguesía a través de la mentira”, sentenció.

El mandatario marcó al 7 de octubre como un punto de inflexión, como una prueba que determinará si en Venezuela “habrá patria o no”, con constantes ataques a la oposición. Por deducción, era claro que las alusiones a sus rivales tenían como blanco a su rival, el candidato Henrique Capriles Radonski, cuya campaña, a su juicio, representa a “la mano peluda, huesuda y maloliente de la más rancia burguesía de la extrema derecha del continente y del imperio yanqui”.

Chávez hizo su salto al ruedo, “a dar un trotecito”, como lo definió en sus palabras, después de que Capriles iniciara sus correrías durante el fin de semana, cuando incluso se quejó de que una barricada policial le impidiera el acceso al populoso barrio La Vega en la ciudad de Caracas, lo que tildó de violación a la Ley Electoral. De inmediato, el oficialismo descartó esa versión y argumentó que la marcha que acompañaba a Capriles representaba un riesgo para la seguridad de la zona y que en el registro de varios de sus integrantes se encontraron armas de fuego.

El hecho resultó ser menor para Hugo Chávez, quién afirmó que “sólo aquí en Venezuela nos hemos hecho expertos en nocaut político y el 7 de octubre viene otro. Las hemos ganado todas, menos una. Y fuimos los primeros en salir a reconocerlo”, agregó a propósito del episodio de 2007, cuando el 51% de los venezolanos se opuso a un nuevo paquete de reformas constitucionales impulsado por el Gobierno.

La historia se repetirá, dice el presidente: “El candidato de la patria aceptará sin ninguna condición el resultado de la mayoría”. En este punto de la campaña, Chávez sabe que es el favorito.

últimas noticias