Chávez trabaja desde La Habana