Chilapa, ¿un nuevo Iguala?

Investigan denuncias de más de una decena de secuestros en pueblo de México.

Grupo de apoyo a los padres de los 43 estudiantes desaparecidos en Iguala, México./EFE

Chilapa e Iguala están ubicadas en el estado mexicano de Guerrero (sur del país). La distancia entre las dos localidades es de 157 kilómetros. Iguala saltó a las primeras páginas de los diarios por la desaparición de 43 normalistas de una escuela (septiembre 27, 2014), quienes habrían sido secuestrados y asesinados por el cartel de Guerreros Unidos, en complicidad con las autoridades de la zona. Chilapa, que ya ha ocupado varias veces las primeras planas de la prensa mexicana por el hallazgo de cuerpos desmembrados, decapitados y calcinados (noviembre de 2014) ahora vuele a ser noticia. Eta vez por denuncias de que un grupo armado secuestró al menos a 11 personas durante la ocupación del pueblo. 

El grupo, que portaba rifles, palos y machetes, irrumpió en Chilapa el 9 de mayo presentándose como "policías comunitarios" y alegando que querían defender a la población de una banda narcotraficante local. La presencia de este grupo, que llegó a desarmar a la policía local, generó el pánico entre los 120.000 habitantes hasta que finalmente abandonaron el municipio cinco días después, el 14 de mayo, tras un acuerdo con las autoridades.

El fiscal de Guerrero, Miguel Ángel Godínez, informó que hay denuncias de que en ese periodo cuatro personas desaparecieron en Chilapa y 11 más fueron raptadas. Familiares han denunciado que estaban con esas personas cuando "fueron arrebatadas por el grupo de ciudadanos que iban armados", dijo Godínez a la emisora Radio Fórmula. 

Algunos medios mexicanos han señalado que podrían haber sido 30 las personas secuestradas en Chilapa, pero el fiscal sostuvo que no tiene "mayores indicios que fortalezcan esa hipótesis".

Godínez reconoció que incluso desconocen aún si los hombres que tomaron Chilapa pertenecen a alguna de las policías comunitarias creadas en pueblos de Guerrero. Ramón Navarrete, presidente de la Comisión de Derechos Humanos de Guerrero, dijo a la AFP que también tienen denuncias de 13 secuestros en el mismo periodo que apuntan a que los captores son presuntamente "ciudadanos comunes de allí, pobladores, jóvenes en su mayoría". 

¿Qué carteles actúan en la zona?

Chilapa es un municipio con población mayoritariamente indígena. El candidato a la alcaldía del Partido Revolucionario Institucional (PRI) fue asesinado hace poco. De hecho, Guerrero es blanco de una salvaje guerra de cara a los comicios del 7 de junio, en los que se elegirán 1.996 cargos, incluidos 500 diputados federales y gobernadores de nueve estados. 

Para evitar repetir el caso Iguala (el gobierno fue blanco de fuertes críticas por su lenta respuesta a la denuncia y la falta de resultados en las investigaciones), la Policía Federal se comprometió a enviar un equipo especial de búsqueda. En una entrevista telefónica, el alcalde del municipio, Francisco Javier García, aseguró que el jefe de la policía federal se reunió con los familiares de los desaparecidos y se comprometió a iniciar la búsqueda. 

García dijo que su municipio se encuentra en una zona estratégica, “somos la puerta a la montaña”, por lo que es una plaza disputada entre los grupos de narcotraficantes. Se la disputan dos carteles: Los Rojos y Los Ardillos. Los habitantes han denunciado la falta de acción de las autoridades, por lo que conformaron un grupo de autodefensa para confrontar a Los Rojos. Así surgió los civiles armados de Ayahualulco, que se dicen están apoyados por grupos delincuenciales.

La confrontación entre Los Rojos y Los Ardillos ha venido incrementando en la zona de forma alarmante. Al parecer el grupo armado que tomó el municipio durante cinco días tenían la misión de acabar con Los Rojos. “Iban en búsqueda de un sujeto apodado “cenene”, presunto líder del grupo delincuencial, dijo el alcalde de Chilapa, quien agregó que el número de desaparecidos podría llegar a 30.

Temas relacionados