Chilenos marcharon en el aniversario 38 del golpe militar

Unos 300 encapuchados ocasionaron disturbios.

Miles de chilenos, entre ellos, agrupaciones de derechos humanos, estudiantes y familiares de víctimas de la dictadura de Augusto Pinochet, marcharon hoy hasta el memorial del Cementerio General al conmemorarse este domingo 38 años del golpe militar.

Esta vez, la marcha estuvo marcada por el luto que vive el país tras el accidente aéreo en el archipiélago Juan Fernández, que causó la muerte de 21 personas que iban a esa zona para ayudar y observar en terreno los adelantos de la reconstrucción tras el tsunami del 27 de febrero de 2010 que siguió a un terremoto.

"Estamos aquí por el término de la impunidad y por la justicia social, donde la gente tenga derecho a educación y a salud de calidad y gratuita y por el término de la criminalización", señaló a los periodistas Lorena Pizarro, presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos.

Pizarro hacía alusión al conflicto estudiantil que en Chile se extiende desde mediados de mayo y a los problemas que afectan al sector salud, cuyos trabajadores han llamado a un paro nacional para la próxima semana.

En tanto, Alicia Lira, presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Políticos, señaló al término de la marcha que con la llegada a la presidencia del derechista Sebastián Piñera se ha registrado un retroceso en las investigaciones.

"Se han puesto una serie de trabas y en los últimos años no han habido más avances en las investigaciones sobre las violaciones a los derechos durante la dictadura de Augusto Pinochet (1970-1973)", añadió Lira.

Lira sostuvo que ante las torturas cometidas durante la dictadura, "este homenaje es por una sociedad que no puede estar sobre la base de la impunidad, porque sino los crímenes se vuelven a repetir".

Las declaraciones de ambas dirigentes fueron interrumpidas por un grupo de 50 encapuchados que ingresó al Cementerio General, mientras los familiares de las víctimas del régimen militar se encontraban rindiendo un homenaje en el memorial de los detenidos desaparecidos.

Ante la situación, la policía ingresó al lugar, donde se registraron fuertes enfrentamientos, mientras Pizarro y los diputados Hugo Gutiérrez y Jorge Teiller intentaron detener las escaramuzas sin éxito.

Al mismo tiempo, en el exterior del camposanto, más de cien encapuchados comenzaron a atacar con piedras y objetos contundentes a Carabineros y también agredieron a equipos de prensa, radio y televisión, dejando un reportero herido por una pedrada en una de sus manos.

Por momentos se vivió una verdadera batalla campal en el lugar, donde los anárquicos destruyeron todo lo que encontraron a su paso, mientras la policía debió utilizar el carro lanzaagua (guanaco) y gas lacrimógeno.

El coronel de Carabineros Jorge Muñoz, que estaba a cargo de las fuerzas policiales, cifró en "al menos 300 encapuchados" los que atacaron tanto a Carabineros, integrantes de la marcha y a los periodistas.

En la región metropolitana de Santiago hubo balazos al aire, fogatas y barricadas en el municipio de San Bernardo, donde una turba incendió un microbús del transporte colectivo y en pleno centro de la capital chilena, un grupo de muchachos incendió una caseta de seguridad ciudadana. EFE

Temas relacionados