China rechazó concepto de la ONU sobre Siria

El gobierno chino considera que la crisis en Siria "es un asunto interno", por su parte la ONU pidió a la comunidad internacional tomar medidas contra el régimen de Al Asad.

El Gobierno chino reiteró que la solución del conflicto sirio es un “asunto interno” del país árabe, tras las reiteradas peticiones internacionales y de la ONU para aplicar sanciones contra el régimen del presidente sirio, Bachar al Asad.

“La solución a la crisis de Siria es un asunto interno de ese país y recae en el propio Estado de Siria. Esperamos que la comunidad internacional respete los principios de la ONU y la soberanía independiente de Siria” , afirmó en rueda de prensa una portavoz de la cancillería china.

China y Rusia, dos de los cinco miembros con derecho a veto en el Consejo de Seguridad de la ONU, mantienen su rechazo a las sanciones contra el régimen de Al Asad por la brutal represión contra las protestas civiles que ha llevado a cabo en los últimos meses.

En este sentido, la portavoz china reiteró la postura de su Gobierno de que la efectividad de cualquier medida adoptada por la comunidad internacional “dependerá de su capacidad para calmar la situación y estimular una solución a través del diálogo político, y preservar la paz y la estabilidad en Oriente Medio”.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, expresó su frustración ante la persistencia de la represión en Siria y pidió a la comunidad internacional que aúne su postura y tome medidas coherentes contra el régimen de Al Asad.

Sin embargo, China y Rusa, dos de los aliados tradicionales de Damasco, se han opuesto a las sanciones y han pedido el fin inmediato de toda violencia por parte de ambas facciones.

China consigue la mitad del petróleo que consume de los países de Oriente Medio, por lo que desde que se desató la “Primavera Árabe” se ha abstenido de condenar a regímenes como el depuesto en Libia y, ahora, al sirio, además de ejercer una rotunda represión sobre su población para evitar que emule estas protestas.