China y Noruega reanudan relaciones tras seis años de ruptura (y el más beneficiado es el salmón)

Sus vínculos se habían roto después de que el Comité del Nobel de Paz le entregara el premio al disidente chino Liu Xiaobo en 2010. Desde entonces, las exportaciones de salmón a China, uno de sus principales compradores, cayeron en un 60%.

La actriz Liv Ullmann fue en representación del disidente Liu Xiaobo a la entrega del premio Nobel de Paz que se le concedió en 2010.AFP

Seis años atrás, China y Noruega rompieron relaciones por un premio: el Comité del Nobel de Paz decidió entregarle el galardón de ese año a Liu Xiaobo, un disidente y activista de derechos humanos que fue encarcelado en 2009 por “incitar a la subversión”. Liu fue el autor de la llamada “Carta 08”, un documento en el que él y otros 302 intelectuales chinos pedían democracia legislativa y separación de poderes. China es un estado de un solo partido y con una directriz general: el comunismo. De modo que Liu sí cometió el estrepitoso pecado de someter a juicio la autoridad entera de ese establecimiento.

Para China, el hecho de que le hubieran dado el premio era una bofetada por parte de Noruega. A pesar de que el Comité del Nobel es independiente, el gobierno noruego tuvo que enfrentarse al quiebre de las relaciones como represalia por la entrega del premio (que Liu nunca recibió, puesto que sigue en la cárcel, condenado a 11 años de prisión).

Esta semana, los ministros de Exteriores de ambos países, Li Keqiang y Borge Brende, restablecieron las relaciones tras una serie de diálogos. Tras la reanudación, el gobierno chino aseguró que espera que el Premio Nobel no se entregue a más “criminales dedicados a dividir a China”.

La restauración le permitirá a Noruega despegar de nuevo la venta de salmón, uno de sus principales productos para exportación, en el gigante asiático. Después del rompimiento de las relaciones, las exportaciones hacia China disminuyeron en un 60%. En 2010, el año en que rompieron relaciones, Noruega exportaba 94% del salmón que compraba China.

Esas 70.000 toneladas, en promedio, que llegaban a China volverán a su curso normal en los próximos años. Los productos de mar conforman uno de los mercados más grandes de Noruega, junto con el petróleo: en 2016, según cifras de Nortrade, Noruega exportó 2.6 millones de toneladas de comida de mar. Es un mercado en demanda y del que dependen cientos de familias que cultivan pescado.

La reanudación también reabre la posibilidad de una negociación sobre el tratado de libre comercio que ambos países estaban a punto de firmar en el momento en que suspendieron relaciones. Justo con ese objetivo, Brende fue contratado por el gobierno actual, dado que él tenía contactos en China y conocía al dedillo las tensiones diplomáticas.

Brende dijo: “El Gobierno noruego (...) concede gran importancia a los intereses de China y sus principales preocupaciones, no apoyará las acciones que los socaven y hará todo lo posible para evitar cualquier daño futuro a las relaciones bilaterales”.