Cinematográfica captura de líder de piratería en Somalia

Había llegado a Bélgica atraído por la posibilidad de rodar un documental sobre la piratería marítima, que en realidad era una trampa de la Policía.

Mohamed Abdi Hassan, considerado el número uno de la piratería en Somalia, fue detenido junto a uno de sus supuestos colaboradores en Bélgica, donde será juzgado por el secuestro con rehenes del navío belga "Pompeya" durante 70 días.

Abdi Hassan fue arrestado en el aeropuerto de Bruselas, donde aterrizó el pasado sábado procedente de Nairobi (Kenia) y fue trasladado en Brujas (oeste del país), donde el juez dictó prisión provisional, informó este lunes el diario "De Standaard".

Según destacó la agencia Belga, el detenido había llegado a Bélgica atraído por la posibilidad de rodar un documental sobre la piratería marítima, que resultó ser una trampa tendida por las Unidades Especiales de la Policía Federal belga y la Policía Federal Judicial.

La Fiscalía de Bruselas confirmó que Adbi Hassan se había desplazado a Bélgica junto a su compañero Mohamed M. A. (alias Tiiceey) para "firmar el contrato" de su participación como "consejero y experto en la materia" en la falsa película, que supuestamente debía reflejar "su vida de pirata".

Los dos hombres, inculpados por delitos de toma de rehenes y de pertenencia a una organización criminal, comparecerán este martes ante la Justicia belga en Brujas.

Apodado "Boca grande" (Afweyne, en somalí), informes de la ONU consideran a Abdi Hassan, junto a sus hijos, como los más célebres y peligrosos líderes de la piratería en la costa somalí en los últimos años.

Se considera que desde 2005 Abdi Hassan habría ganado varios millones de dólares gracias a sus actividades criminales.

El secuestro del "Pompeya" mantuvo durante 70 días como rehenes a diez ciudadanos de nacionalidades holandesa, belga, filipina y croata.

El líder de la piratería manifestó hace algunos días en la prensa somalí que quería dedicarse a la política.