Ciudadanos en Boston tomando vestimentas tras las explosiones