Clínica del sexo para hombres

Expertos en medicina sexual y reproductiva tratarán a pacientes víctimas de eyaculación precoz o disfunción eréctil.

La primera vez que el psicólogo y sexólogo Ezequiel López Peralta visitó a Colombia, intuyó que el país era uno de los que más potencial tenían para ejercer la sexología. La creciente necesidad de la gente por saber cómo solucionar sus problemas sexuales y la escasez de médicos especializados en el tema lo trajeron de vuelta una y otra vez.

Tres años después de haberse radicado en Colombia, este argentino se vinculó a la nueva Clínica de Andrología y Sexología Urobosque, ubicada en el norte de Bogotá. “En Colombia persiste un vacío respecto a los temas sexuales, y la mayoría de las personas no sabe a dónde ir para tratarlos. Además, aquí la gente tiene una particularidad, y es que consulta cuando está en una situación mucho más avanzada y casi terminal”, afirma el especialista.

Según César González, director de la sección de medicina sexual y reproductiva de la Sociedad Colombiana de Urología, a los hombres se les dificulta más asumir sus problemas sexuales debido a la cultura machista colombiana: “Muchos pacientes hombres me dicen: ‘me siento poco útil, siento que no sirvo para nada’. Incluso, hay algunos que están en estados depresivos tan fuertes que hasta se quieren quitar la vida”, señala González.

El nuevo centro médico se especializa en ayudar a los pacientes con problemas como eyaculación precoz y disfunción eréctil desde la andrología, una rama de la medicina encargada de estudiar la sexualidad y la reproducción del varón.

Aunque la andrología tan sólo se está practicando desde hace diez años en Colombia, César González, quien además dirige esta especialidad en la clínica, asegura que “pese a que falta más difusión sobre la existencia de la andrología, poco a poco se está volviendo común para los hombres. Ellos siempre han escondido sus problemas porque los estigmatizan y los acorralan, pero buscar una solución a través de un concepto científico se está volviendo una necesidad”.

El impulso que ha tomado esta especialidad ha llevado a que países como Argentina y Brasil conformen asociaciones de andrólogos. “Es más, en Europa, la seguridad social ya cubre estos problemas sexuales, porque allá entienden que son necesidades inherentes a la salud del paciente. Es un derecho del individuo poder ser padre y tener una vida sexual satisfactoria”, concluye González.